• 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este mes comienza una serie de artículos sobre poesía y derechos humanos que tiene previsto salir los meses de junio, julio, septiembre, octubre, noviembre finalizando el 10 de diciembre que es el Día Internacional de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El pasado 23 de marzo publicamos un artículo con el título Poesía y derechos humanos en el que mostramos cómo un grupo de poetas de Menorca se reunieron para escribir un poema por cada artículo de la Declaración. El objetivo de estos artículos que irán apareciendo es mostraros ejemplos de cómo otros muchos poetas escribieron sobre esta temática y muchos de ellos fueron puestos en prisión, torturados e incluso ejecutados por sus gobiernos bajo falsas acusaciones.

Todas las personas, poetas o no, somos responsables y debemos vigilar y denunciar a nuestros gobernantes si incumplen la Declaración por ellos mismos firmada. La poesía, como dijo Gabriel Celaya, es un arma cargada de futuro.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Ya en la Francia de 1898, un novelista como Emile Zona denunció la injusticia, la discriminación y el tormento sufrido por un inocente y se enfrentó al Estado y rescató de la vergüenza y el oprobio al oficial Dreyfus doce años después de su condena con su Yo acuso.

Más de cien años más tarde, su alegato sigue vigente. Continúan las vejaciones, las condenas sin pruebas, las violaciones de los derechos humanos, las masacres, las hambrunas, el sufrimiento de hombres, mujeres y niños, la eliminación de las minorías étnicas o sociales, el terror y la tortura, la pena de muerte y… el silencio.

El silencio es el gran responsable, el mejor aliado del gran explotador y del genocida, la causa primera de que nuestra sociedad entumecida y cobarde no reaccione y no se enfrente a una realidad tenebrosa en la que viven sumidos millones de seres humanos.

Hoy vamos a ver cómo poetas de reconocido prestigio lucharon con su pluma a favor de los Derechos Humanos. Hemos distribuido los poemas siguiendo la articulación de la Declaración Universal según la selección hecha por el Grupo de Educación en Derechos Humanos de Amnistía Internacional de Cataluña.

Preámbulo
Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana,

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias,

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión,

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones,

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres; y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad,

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso,

La Asamblea General

Proclama la presente Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículo 1 
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2 
Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. 

Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Para finalizar este artículo, solo nos queda pediros vuestra colaboración enviando nuevas propuestas de poemas al Grupo de Educación de Amnistía Internacional de Cataluña para el articulado de la Declaración Universal y así ampliar la oferta poética. Gracias y hasta el mes que viene.


  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •