En todos los continentes de este mundo la historia es falsa. Solo la cuentan los vencedores.

Hay un proverbio africano que dice: «Mientras que los leones no tengan sus propios historiadores, las historias de caza siempre glorificarán al cazador.»


¡Suerte que siempre nos quedará la poesía!