• 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La poesía de Félix Santiago o @cafe_lix (como firma sus textos en Poémame o en su perfil de Instagram) «engancha». Engancha por su ingenio y originalidad. Engancha por el uso de metáforas y símbolos, aparentemente sencillos y cercanos, pero que golpean en el punto preciso para  que el lector no puede ya pasar por alto.

He llenado la tina de tréboles para hundirme en ellos
para dejarme atrapar por su olor a suerte (…)

Entre el verso y la prosa poética, sus letras consiguen encender esa bombilla en la azotea y que te quedes en ella… esperando encontrar entre líneas el interruptor que la hizo encender, disfrutando de su lectura. Enganchada.

 

El primero es para mí

Porque hay gente que se ríe contigo y no saben lo que hay detrás. Porque puedes verte en sus ojos y partirte en risa y frente al espejo quebrar en llanto.

Porque hay gente que te desea tanto bien como mal, tanto amor como desamor, que no puede con tu tristeza y decide llevarla a cuestas contigo para reírse de ella cuando tú no puedas más y luego dejarte.

Porque hay gente que no te abandona aunque tú lo quieras. Porque hay gente que se queda aunque te exaspere su (no) presencia.

Porque hay música que te toca las entrañas y remueve tus recuerdos. Porque el pasado que no muere te mata y te ancla a la nada. Porque hay colores pasteles que no te quedan y los grises son nubes muy pequeñas para tanta tormenta.

Porque el café no sabe a gloria en los días alegres ni las mentiras parten en dos a quien siempre las cree y no las descubre. Porque hay más sexo entre un cruce de miradas de dos segundos que en media hora de gemidos , porque una sonrisa en la boca correcta es más letal que el arsénico pero más dulce que la miel y un té con tres de azúcar -en los días fríos.

Porque está quien me dijo: Nadie te va a amar como yo -como no me lo merecía- y esa profecía no deja de cumplirse y me muerde cada que un amor toca la puerta y se esconde mientras intento observar por la mirilla.

Porque está(n) ella(s) que me lee(n) y se burla(n).

Porque está él que ahora busca una nueva vida lejos y otro que nunca lo supo.

Porque estoy yo que escribo para ahogarme en el pasado que retorna y pisar de puntas el futuro que no llega, que me corto la piel entre tantos hilos rojos. Que no sé soltar lo que ya no me sostiene y que floto sin despegarme del suelo.

Porque estamos (des)unidos en palabras que nadie escribe y en rimas que no existen, en canciones que no se bailan, en colores que el caleidoscopio no refleja, en lluvia que nunca cae, en corazones que no se rompen y en sonrisas que no iluminan ciudades.

Porque está él que es todo lo púrpura que encuentro en una canción triste y está ella que tiene aires de saber a azul y rojo, combinados.

 

Duend3

Si es por mí, que el universo te dé todo lo que le pides
que la gente se canse de ti, de tu maravillosa risa
que se harten de que su vida se ilumine con tu presencia.

Que a ti no te importe.

Espero que hagas pataletas para conseguir lo que quieres
porque crees que te lo mereces
que es lo justo
espero que el suelo por donde flotes se muera por subir a la altura de las plantas de tus pies.

Y florezca(s).

Si es por mí, que las únicas veces que llores sea porque no te cabe tanta felicidad en el pecho y se te salga por los ojos en forma de recuerdos futuros.

Para que te hagas nube.

Que los arcoíris te salgan de la boca y guíen a cualquier duende -como yo- al tesoro que hay en tu cabeza.

Porque tú eres camino y hueles a vida.

Si es por mí, que siempre tengas días a blanco y negro para que cada mañana decididas entre pintarlos como quieras o cerrar el cuaderno para seguir durmiendo
pues hay días que no valen el esfuerzo.

Y eso está bien.

Espero que logres volver a ser eso que nunca fuiste
que me mojes los parpados -con besos- a la distancia
me sostengas tan fuerte que parezca que aún estás aquí.

Porque sí lo estás.

Si es por mí, que nada ni nadie te quite la alegría
que tus orugas siempre se transformen en mariposas
y que tus luciérnagas nunca mueran.

Porque tú eres
y siempre serás jardín.

 

Treinta y uno cero ocho

Desde aquí se puede ver
la cantidad de tristeza que hay en tu taza de café
y yo quisiera un sorbo.

Me explico:
disculpa por querer colorear cada lágrima que salía de tus comisuras
es que el peso de algo que no es mio siempre me llama cuando lo veo reflejado en alguien más y se me hace inevitable no querer colgarme de sus pies para evitar que anden por el mundo así,flotando.
Disculpa por abrirme el pecho ofreciéndote un lugar donde dejar toda la basura que llevas a cuestas pero es que mientras me esquivabas la mirada en tu espalda me pedía que te arropara y a mí las palabras que no salen de la boca siempre me han dominado.
Lo siento, no quería hacerme puesto en tu vida solo me tocó montar el mismo bus que a ti pero tu parada llegó antes y a mí me quedó estar sentado junto a puesto vacío.

Me recontra explico:
Tus caricias en mi pelo no generan nada más que una explosión de estrellas debajo de mis párpados
pero en serio, perdóname, yo no quería que mi lista de cosas que jamás voy a necesitar en la vida se viera tachada con tu nombre
debí quedarme viendo a través de la ventana del bus cómo te marchabas.
Siento que no sepas nada de esto pero no podría soportar el momento en que me soples los párpados
apagues las luces de mi ciudad
me partas la piernas
precipites mis nubes
desatures mi arcoiris
explotes
me dejes fueras de la habitación
me hagas correrme
o que luego me pidas que me marche mientras al mismo tiempo me sostienes por la cintura con los dientes.

Debo tomar otro bus.
Debo tomar otro bus.

Me obligaré a tomar otro bus.

Porque desde aquí se puede ver
la cantidad de tristeza que hay en tu taza de café
y yo quisiera un sorbo
con
tres
de
azúcar.


  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •