Savia viva en los versos de María Prieto

Otoño en el hemisferio sur. Foto: Eliecer Gallegos (Flickr/CC BY-SA 2.0)
  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una de las últimas incorporaciones a nuestro parnaso, llega con olor a salitre y a tierra húmeda. María Prieto Sánchez consigue que la naturaleza palpite en sus versos y retrata con maestría la belleza de una callejuela, de un caserón y hasta del propio olvido. Ya en la biografía de su perfil nos deja claro que la poesía le sirve, sobre todo, para entenderse, para poner en orden su caos y desorden interior. No lo duda: Por eso escribo. ¿Quieren pruebas?

Con ojos de otoño

Como fruta madura de final de verano,
voy mirando la vida
con los ojos de otoño.
Soy octubre templado derramando semilla
en parda sementera,
despejando silencios; deambulando
entre mis surcos con los ojos
cerrados.
Evocando primaveras…
Voy tomando la sazón del áspero
membrillo.
Rosa abierta de sangre de granada.
Son mis manos
sarmientos de las vides del tiempo.
Es mi piel
vino añejo, entre soles dorados.
Mi perfume,
el aroma de la tierra mojada.
Soy amiga del aire que estremece mi pelo
y salgo a los caminos a extender mis alas
contra la húmeda brisa que
presagia la lluvia.
A veces,
estoy triste y me visto de niebla
y me escondo en su manto y me vuelvo brumosa
como el cielo en el alba.
A ratos, luminosa,
como sol de mañana
o silente y profunda
como noche
cerrada.
Soy el fuerte aguacero que me inunda
por dentro,
esas gotas primeras que levantan
el polvo,
la llovizna suave que te cala
en el alma
o el torrente feroz de amarga
dentellada.
Soy noviembre que arrastra torbellinos de oro…
Me pierdo por senderos tranquilos y enredados.
(Crujidos de hojas secas
son mis pasos…)
Me diluyo lentamente entre las frondas,
con el pálido sol de la tarde.
Y me miro en el agua…y me siento lejana…
Y remonto
a lo más alto – blanca soledad de nubes –
en el vuelo triangular de las aves.
Unas veces me río. Otras veces me callo.
Y acumulo recuerdos del cajón
de mi olvido,
de batallas ganadas y de guerras perdidas.

Tiembla aún la mirada de la niña
que fui,
guardando mil secretos
entre los pliegues del sueño.
Y tirita mi cuerpo a la luz de la luna
irremediablemente inmerso
en los ciclos vitales de las estaciones.
Ese ritmo inclemente…
de inicios y finales…
Devenir eterno de
los días
y las noches.
Luego vendrá
el invierno
con su capa de armiño
y abrigaré mi corazón
(suspiro de madroño anaranjado).
Y volaré con las grullas a remotos lugares.
Más cálidos…

Partiré con el alba. Cuando nadie me vea…
(Y ese día
mis ojos
lloverán
estrellas.)

La poeta se transforma con el paso del tiempo, su cuerpo, su voz y sus versos sirven de recipiente a todo cuanto acontece, ya sea cálido, ya sea gélido. Su sensibilidad a la hora de transmitirnos las emociones que la embargan, es enorme y hace magia y cosquillas en cada fibra del alma que llegan a tocar sus letras. ¿No me creen? Les invito a dar un paseo con ella a través de sus Retazos del verano, justo en el momento que nos dice:

Y camino persiguiendo mi sombra, cada vez más alargada con el caer de la tarde, entre el agua fría y transparente y el albo nácar de las conchas que crujen bajo mis pies. Acompasar mis pasos a ese ritmo sonoro, cadencioso, continuo y ancestral de las olas y mareas estrellándose, incansables, contra las rocas.

¿No es hermoso? Por ahora, siete maravillosos poemas ha dejado en la palestra de Poémame. Dejo abiertas las ventanas de mis ojos a lo que quiera seguir susurrándonos su poesía. No se la pierdan.


  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. ¡Qué sorpresa! No me lo esperaba para nada y no encuentro palabras para agradecerte, Soraya Benítez, la reseña que has hecho de los poemas que subí. Me he emocionado mucho y os estoy muy agradecida por ello. La poesía que más me gusta escribir es bastante sensorial, la vista, los sonidos, los aromas, los colores… están muy presentes en ella. Soy una enamorada de la naturaleza y de las cosas pequeñas y sencillas, por eso me parecía que no acababa de encajar en este lugar. Pero sí que estoy descubriendo poco a poco a grandes poetas que me están llegando al alma. Espero seguir colaborando y conociéndoos más. Es estupendo encontrar un lugar donde los poetas aficionados o noveles podamos publicar y comentar nuestros poemas, pues de los demás también se aprende mucho. Saludos y un abrazo grande para todos los que compartimos este pequeño y gran mundo de la poesía.

  2. _Sejmet_ dice:

    Me alegra que te haya gustado, María. Para mí ha sido un placer. Permíteme que dude de ese mal encaje en Poémame, porque la poesía de la naturaleza está presente en nuestro parnaso (te recomiendo a la poeta @Verín). Encajas, perfectamente. Y a mí, me han cautivado tus versos. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *