•  
  • 24
  •  
  •  
  •  
  •  

Nitsuga_Amano, o lo que es lo mismo, Agustín Esequiel, es una de las almas más vivas y atentas de Poémame. Hace poco más de un año que aterrizó en el bar y ha acabado por hacerse oír por todo el Parnaso, participando activamente y compartiendo sus versos.

Adentrarse en su poesía es entrar en un universo lleno de imágenes, de sueños, de agua, de silencios, de ilusiones, de lunas… de historias. Pues si algo podemos destacar de sus versos, es la maravillosa variedad de temas que descansan en ellos, vistos todos a través del prisma de su inspiración, y pasado por el tamiz de los sentimientos, cosa que hace que todos sus poemas tengan un componente emocional intenso que no deja indiferente.

En sus versos, las pequeñas cosas de la vida brillan con luz propia, y acaban por dar luz a su entorno y, a su vez, iluminar todo el poema; un instante tan mínimo como despertar por la mañana puede convertirse en cuatro preciosos versos:

Al  despertar en sus ojos
Se deslumbra
El paraíso que guardas
Bajo llave

Fragmento del poema Bajo Llave

Pero a pesar de esa casi innata capacidad de hacer grandes los pequeños detalles, sin embargo, encontramos también en Nitsuga a un gran contador de historias, donde siempre los sentimientos tienen un papel destacado, pero sitúa al lector en un entorno, en el contexto en el que se dan las emociones, y eso hace que a veces los poemas puedan parecer preciosos cuentos relatados en verso:

EL ILUSIONISTA Y LA CAMARERA

Era solitario
Como el sol
Sin una luna
O una estrella que ilumine
Su camino

Decepcionado
De sí mismo
Inundado en un abismo
Sin retorno
Adornado
De laureles
Marchitos
Bañado
De agua de lluvia

Llego hasta un restaurante
Pidiendo
Un trabajo que pudiera
Llenar el vacío
Que sentía
Por dentro

Pudo conseguirlo
Luego de una difícil entrevista
Fue cuando su mirada
Se reflejo
En aquella
Doncella

Que en ella
Se desprendía una centella
De esperanza
En ese día gris
Que para su asombro
De sus ojos era la más bella

Tenía una mirada perdida
Llena de dolor
Y desgracia
Llena de melancolía
Entre sus rojos
Labios

Un llanto que se vuelve moribunda
Quebradiza
Como un cristal
Un dolor que oculta
Detrás de esa mirada
Tímida
A través de esa felicidad
Vestida de soledad

Camarera
De ojos
Color
Canela
Que solo
En ella
Se refleja
Lo tanto que se aleja
De sí misma

Se menos precia
Pero para este corazón
Es más que menos
Sin duda
Lo es todo
Para mis moribundos
Pensamientos

Daría lo que fuera
Para quitarle ese
Dolor
De su pecho
Decirle
Con franqueza
Lo hermosa
Que es

Sin duda es la camarera
Que conquisto
Mi corazón
A pesar de todo
Para mi es más que menos

Si tuviera que decir en pocas palabras lo que más destaca de su poesía diría, sin duda, la delicadeza y la suavidad. Sus versos pueden hablarnos de emociones dolorosas y tristes, pero tiene ese mágico don de aportar belleza con las imágenes que usa en sus poemas. Tomemos como ejemplo este pequeño fragmento de su poema Balada de un violín ausente:


La tristeza
se desenvaina en este violín
mientras una lagrima recorre
su piel marmolada
su caja torácica
Aun resiste
A pesar de las cicatrices
Que conlleva
Consigo misma

Mayoritariamente en verso libre, la poesía de Nitsuga nos deja entrever que detrás del papel, se esconde un alma sensible que tiene a emocinonarse y a dejarse llevar por los sentimientos y las emociones y, lo que quizás aporta una dosis especial de ternura a sus versos, es esa añoranza que a veces podemos intuir de la infancia, y la importancia que otorga a los sueños y la fantasía:

Sumérgete entre los mares
Soñador que te transformaste
En pescador de tus sueños
Un seguidor del destino

Fragmento inicial de su poema Mar de Sueños

Pero, no podía ser de otro modo, su poesía no escapa a quizás el más noble de los sentimientos, el amor; interesantes pinceladas de amor a corazón abierto, de dolor por la ausencia, aparecen en sus versos:

Por dios, cómo me deshago el desahogo que llevo por dentro,

cómo hago para olvidarte y dejarte en el pasado
Si ya no estás por qué me atormentas
Por qué será que pienso en ti cuando no debo?
Por qué me siento tan lleno pero a la vez tan vació?
Por qué vacilo? si acepté con tanta firmeza

aquella idea de dejarte ir
por qué ahora me arrepiento?”

Fragmento del poema Corazón Penitente

En contraposición un poco a ese matiz emocional, podemos encontrar algunos poemas que invitan a la reflexión, que se acercan al existencialismo, a los viajes internos para enfrentarnos a nuestros propios demonios, a conocernos pero, eso sí, siempre desde un punto de vista lírico y poético:

La bestia estaba preparada
Para este combate
Armado
Con filosas garras
Poderosas fauces
Llenas
Con un arsenal de colmillos.

Yo le mire de frente ante su
Atenuante mirada
Fija a hacia su presa
El cual más desprecia
En este rincón profundo
De este gran coliseo

Fragmento del poema Lucha interna contra el León

Algo que llama la atención en su poesía, y que en cierto modo encaja con el Romanticismo que destilan a veces sus versos, es la importancia que cobran las estaciones del año y la lluvia en sus poemas; cómo a veces aparecen como una extensión del ánimo del poema, como una muestra de la tristeza interior. En su poema En plena soledad, por ejemplo, nos dice «Es Primavera que se volvió Otoño«, o «Tengo que decir que se siente como un Otoño en plena Primavera«, de su poema Otoño en Primavera.

Y junto a las estaciones encontramos los paisajes, pequeños instantes que quedan inmortalizados casi como una emoción más, como acuarelas hechas con letras donde el autor nos describe un lugar, pero a través de detalles que, en los ojos del lector, acaban configurando un todo:

CAMPO

En tus extensas llanuras,
El ventoso viento pasa presuroso.
Los paisanos pasan a pasos sigilosos
Atreves de tus arenosos
Suelos, llevan cubierta la cabeza por los artesanales
Sombreros de paja,
Los callados perros caminan a su lado
Se detienen cansados y sedientos
Después de un largo trabajo
Se paran al costado
Del sauce a descansar
Deparándoles sombra y frescura
Del caluroso sol
Comienzan a recorrer tus extensos
Caminos de piedra
Hasta llegar a casa.

No quiero terminar este artículo si hacer una mención especial a ese pequeño espacio de su poesía que, un poco ligado a la fantasía que comentábamos con anterioridad, se reserva para seres mitológicos, para pequeños pedacitos de historia donde los dioses tiene un protagonismo especial a través de personajes como Mefistófeles, Zeus, Minverva o Pandora:

PANDORA

En esta caja
Se esconden
Los males
Que jamás deben
Desatarse
Bajo ninguna
Circunstancia
Librarles
Porque desataran
Un sin fin
De males
Profanados
De
Condenados
Que Zeus
Escondió
Para que nadie
La pudiera encontrar

Sin duda
Una joven doncella
Dotada por los dioses
De una gran belleza
Capaz de enamorar un inmortal
Y conquistar un corazón mortal

Sin duda ella
Recibiría
Esta mortal
Caja
Que contenía
Allí contenida
Los males
Y por la curiosidad
Fue que desato la maldad
Nadie pudo
Frenar el mal
Que fue desatado

Entre lagrimas
Llorando Pandora
Se lamentaba
Por lo que hizo
Mas un leve murmullo
Callo el llanto
Era un joven llena
De luz
Que se le acerco
Le dijo
Que era la esperanza
Lo único que prevalece en los momentos
Difíciles y lo Último que se pierde
Dándole una razón por la que seguir
una vez que caes

Para terminar este repaso a la poesía de Nitsuga, os dejo una selección de algunos de sus poemas publicados en su parcelita de Poémame. Que lo disfrutéis!

VERSOS LIBRES

Antes del amor
Existió la palabra
Que le dio forma
La hizo a su semejanza
Le dejo la enseñanza
Al poeta
Para expresarla sobre sus versos
Darle vida a su significado.

Antes del poeta existió el amor
Como un flechazo
Atacando en el centro
Del pecho haciendo latir un corazón de tinta
Y dos desconocidos bajo la mirada de luna
Bajo el resguardo de sus astros
Mientras su boca expresa sus sentimientos
Entre sus rimas una verdad oculta

Es amor que el amante aclama a su dama
Entre estrofas y oraciones
Ambos se miraron
Detenidamente
Hasta perderse en sus miradas
Quieren declararse al uno al otro
Pero no hay oportunidad.

POETAS

Entre sus manos hilan
Las letras
Entre versos escriben poemas
Gloriosos

Llenos de amor por este arte
Con una gran creatividad
Y mucha creatividad
Al escribir con tinta y un trozo de papel
Lo que sienten

Llenas de sentimientos
Que marcan el antes y el después
De edenes lejanos
Y dunas áridas
Como la crisálidas
De Una mariposa
Hecha de cristal

Una pequeña ilusión
llena de pasión
una razón
por la que escriben
Es que por dentro son unas
De las grandes poetas
Llenas
De sueños
Y esperanzas

Ellas son poetas
Que demuestran que los poemas
Son más que letras…

REFUGIADOS EN EL OLVIDO

Aquí es donde los recuerdos
Yacen olvidados
Sobre sus sepulcros
Donde los pensamientos lloran
Los sueños yacen rotos
Como cristales reluciendo
Como un manto de estrellas
Sobre el asfalto
Oscuro de la noche

Incompletos
Sin una razón de ser
Golpeados por la realidad
Abandonados
Por sus dueños que los dejaron
Aquí en este callejón
Que yace vació

Quedando inconclusa
Los abandonan
Y se venden la esperanzas
Que alguna vez algún mantuvo
Vivo.

Aquellas ilusiones
Que no pudo concretar
En concreto
Se volvieron.

Las dejaron ir
Porque las hirieron
Tantas veces con palabras
De impotencia
Que solo querían clemencia
De tantos intentos
Sin victoria
Recorriendo a la amarga derrota.

Quedando las ideas anonadadas
Las ilusiones siendo un simple truco
Un sueño sin alcanzarse
Dejándose desvelarse por la verdad
Una mentira piadosa

Querían ser mas que un puñado de palabras
Ser un verbo no un sustantivo concreto
No ser una simples cosas
Que puedas guardar y luego dejar marchar
Dejándolos abandonados
En este mar náufragos

Siendo esperanzas que se transformaron en ceniza
Para que el ruiseñor las tome con sus manos
Los deje allí en el lúgubre callejón
Donde la luna no se asoma
Mientras la única luz que existe es aquel lucero
Pobre que dejo de brillar

Como un viejo dicho dice:
Si te rindes pierdes
Sino arriesgas no ganas…

Pero en este callejón viven
Y se venden los recuerdos
Que los dueños dejaron a su suerte…

AL DESPERTAR VES UN OCASO

Las luces del norte
Te envuelven en su canto
Melódico, mientras miras
Con ojos curiosos
La danza de los astros

Castaños son tus ojos
Como el ocaso
Que cae sobre tu regazo
Como hoja marchita sobre tu vestido
Blanco

El alba tiñe de naranja
El cielo celeste
Como si una alfombra se tratara
Mientras te admira desde lo alto

A tan bella dama
Mirando desde la ventana
Desde su cama
Acostada soñando que algún príncipe
Con un beso pueda despertarla
Despertándote por la mañana despertando
Tan radiante y cálida
Cada mañana

Por Las Mañanas Todo Sigue Igual

La oscuridad se mece entre las sombras
La luz se alza en el oeste

El sol sale en el mismo oeste
Yendo siempre en la misma trayectoria
Todo sigue igual
Las estrellas desaparecen sin dejar huella
Los pájaros cantan cuando ven llegar tu silueta
Los días se vuelven más claros cuando te ven llegar

YO, EL GATO Y LA LUNA

Sus ojos
Verdosos
Cuelgan en el umbral
Mientras desde la penumbra
La silueta juguetona
Se pasea
Iluminando su pelaje azabache
Recorriendo la casa

Esa noche
La luz desapareció
Fugazmente
De la casa
La sala quedó a oscuras
Las ventanas
Tapaban aquella luz blanca
Tan cÁlida y suave

Al abrir las cortinas
Se dejó entre ver
El espacio
Que la ciudad
Ocultaba
Con la incandescente
Velo brillante

Aquel Lucero
Llamó la atención del gato
Que desde la ventana
Sus ojos la reflejaban
Junto con las estrellas
Formándose en ellos
Las constelaciones

Que ambos mirábamos
Desde aquella ventana
Me acerqué más al gato
Lo acurruque entre mis brazos
Nos quedamos
Juntos
Apreciando
El hermoso paisaje
Nocturno
Deslumbrante
Con aquellas luciérnagas
Volando sobre el mar
Y de aquella dama
Mirándonos desde la distancia
Con aquéllos ojos
De lucero

Y uno de sus poemas más desgarradores, intenso y fuertes:

GOLPES CONTRA LA PARED

Se oyen leves
Golpes
Detrás de la pared
Se oye detrás fondo gritos
Y murmullos

Se oyen los golpes
Atravesando el silencio
Que reinaba
Por la noche

Se oyen leves
Tropezones
Junto
Con un gritó
Que desgarra hasta el alma más pura
Se siente los llantos

Las lágrimas
Cayendo
Como lluvia
En aquel
Sitio
Donde se desentraña

La paz que alguna vez
Reino
Se desentraño
El daño
En destruir
Con violencia
Y malos gestos
El cuarto

Se notan las cicatrices
Del dolor
Encarnados
Como espinas
En la piel
El desgarrador
Infortunio
Que debió sufrir
Aquella
Voz. ..


  •  
  • 24
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 24
  •  
  •  
  •  
  •