4 poemas de Albert Aoussine, poeta camerunés

Calles de Yaounde (Camerún). Foto: Ludwig Tröller (Flickr/CC BY-NC 2.0).
  • 38
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Albert Aoussine es un escritor, poeta y filósofo originario de Camerún. Actualmente reside en Europa del Este. Es el director del Circulo de Filosofía Fundamental y de la Revista Baobab – Revue des mutations du monde noir. Ha publicado ensayos filosóficos y varios poemarios, entre ellos Alquimia Poética (2016), obra de la que compartimos los siguientes poemas.


Pueblo natal

Cuando mis pensamientos

me trasladan a mi pueblo natal,

escenas ricas en colores,

avivan mi emoción.

Allá, bajo los trópicos,

se vive bien en cualquier estación.

Los espacios son extensos, vastos

hechos a la medida de mi respiración.

Los arboles están rodeados de espeso follaje

los poderosos baobabs, sirven de abrigo

y lugares de encuentros

cuando el sol en el cenit, lanza sus rayos.

Las chozas agrupadas simétricamente,

sabiamente espaciadas,

 triunfalmente saliendo de la tierra

muestran con orgullo, sus tocados de paja.

Allá, a lo lejos, contemplo

encantado, la sabana salvaje

mi sueño de inmensidad.

Aquí, en estas tierras calientes

la sabiduría es la norma;

el hombre es un dulce maestro

intenta vivir de forma armónica.

Además, desde el amanecer

al primer canto del gallo,

los aldeanos se entregan

a múltiples ocupaciones.

Las mujeres, con su tesón habitual,

se levantan al nacer el alba,

vestidas con simples paños…

con los colores-de todas-las estaciones.

Ellas son las que encontramos

numerosas, en cada encrucijada.

a su vez, van a los pozos

al río más cercano

y también al más lejano,

desafían a las colinas, al trabajo de los campos…

nada parece afectar esta alegría

profundo, todo lo que ellas hacen:

pilando mijo, trigo o sorgo

mientras vigilan al niño dormido.

Y que bellas lucen,

cuando en los días festivos,

se adornan con sus modestas joyas

con sus mejores galas

danzan, y cantan con sus voces celestiales.

Y los hombres bravos y fieros

a fuerza de pruebas iniciáticas,

de estatura mediana

y con una calma olímpica,

velan activamente, con esmero

por toda la sociedad.

Ellos aseguran la paz, la estabilidad

construyen nuevas chozas

crean empleos tanto agrícolas

como artesanales.

Y durante sus ratos de ocio

toman un merecido descanso,

beben vinos locales,

de sésamo o de dátiles,

sentados en esterillas

tejidas por su dedicación.

Niños y ancianos, mientras tanto

son testigos a distancia

de estos eventos.

Los primeros se inician así de una forma lúdica,

Los últimos, valen todo su peso

como guardianes de las tradiciones,

mediadores, maestros o sabios consejeros.

Himno a la vida

Niño,

fruto de cuerpos tensos.

rosa de los cuerpos colgados.

horizonte en flor.

Así que aquí estás, mañana triunfante.

en la palma de mis manos

sonríes con alegría o resignación

nadie lo sabrá …

Tengo tanto que decirte

niño con bronceada frente

cuando en ti la plena

conciencia se forme.

Tu madre ya

te mece a las canciones de

orgullosos reinos de África

libres y florecientes desde la antigüedad.

Oh sésamo de días felices

En el país Serer te llamamos oasis.

 Ven frente a mi espejo,

amuleto hecho por la madre naturaleza.

Estoy soplando en tu frente,

que el fuego de la vida

haga de ti un océano.

Negro

 – Papá dime, ¿por qué la noche es negra?

– Porque lo negro está colmado de calma.

– ¿Por qué es negro el hombre?

– Porque lo negro es hermoso y gozoso.

– ¿Por qué lo negro es negro?

– Para embellecer el cosmos.

– ¿Por qué el pizarrón es negro?

– Porque lo negro es inteligente.

– ¿Por qué el negro es tan pobre?

– ¡Porque él trabaja para todos!

Boleto sobre la mesa

Amigo, querido amigo,

duermes lejos de los albergues,

cuando, por un día festivo,

te marchas al campo.

Prefiero saberte sobre hierba fresca,

aspirando los olores del verano

que, en estas casas tristemente amuebladas,

madera arrancada del corazón de los bosques.

Poemas pertenecientes al libro Alquimia Poética (2016). Traducción: Mariela Cordero.


  • 38
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 38
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mariela Cordero

Mariela Cordero (Valencia, Venezuela, 1985) es abogada, escritora y poeta. Autora del poemario “El Cuerpo de la duda” publicado por Ediciones PublicArte en Caracas, Venezuela (2013). Cuenta con algunas distinciones entre ellas: Tercer Premio de Poesía Alejandra Pizarnik, Argentina (2014); Segundo Premio de Poesía Concorso Letterario Internazionale Bilingüe Traceperlameta Edizioni, Italia (2015); Primer Premio de Micropoemas en Castellano del III Concurso Transpalabr@rte, España (2015); Primer Lugar en Concurso Internacional de Poesía #AniversarioPoetasHispanos mención calidad literaria, España (2016).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *