Poemareflexiona con… Francisco Javier Irazoki

Los días que viví se han unido y hablan en voz baja. Antes que yo empiece a escribir, ellos susurran: la poesía no es una delicadeza decorativa, sino una intensidad de la mirada que despierta a la conciencia.

— 'Visitantes' del libro Orquesta de desaparecidos. Hiperión, 2015.

José Luis Regojo

José L. Regojo (Caracas, Venezuela, 1958) es catedrático de inglés en el instituto Montserrat de Barcelona, "research fellow" (investigador) en The Center for Gary Snyder Studies en la Hunan University, Changsha, Hunan Province (China), activista por los derechos humanos, escritor, marido y padre de dos chicas. Traductor al español y catalán de la obra de Gary Snyder, es además autor del libro Max y su sombra (Proteus ed. 2012) y otros libros de gestión de asociaciones sin ánimo de lucro. Página web: https://regeye.blogspot.com.es/

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. sarrd8r dice:

    En mi opinión es una cuestión personal, la poesía sólo tiene una máxima, que se escriba desde las entrañas, versos que hagan que se te hericen los sentidos, que comuniquen.
    La temática no necesariamente ha de centrarse en mariposa y unicornios o amores y olvidos, los poemas no entienden de límites ni corsés.

  2. Transmisor d Sinestesias dice:

    La Poesía es un Edén, con diversos frutos para diversos gustos… también puede ser un vasto infierno con temas que queman a más de uno, pero Nunca como decoración y siempre, siempre con la capacidad de mover las emociones…

  3. Gracias por vuestros atinados comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *