5 poemas de Hadaa Sendoo, poeta mongol

Arcoiris en Mongolia. Foto: Bernd Thaller (Flickr/CC BY-NC-ND 2.0)
  • 298
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hadaa Sendoo (Mongolia, 1961) es poeta y miembro de la Unión de Escritores de Mongolia. Desde 1989 ha publicado 19 libros de poesía, y en 2006 fundó el emblemático World Poetry Almanac que continúa editando.

El poeta mongol Hadaa Sendoo

Sus poemarios más recientes son Sweet Smell of Grass (en persa 2016), Aurora (en kurdo 2017), Mongolian Long Song (en Georgia, 2017), Wenn ich sterbe, werde ich träumen (en bilingüe mongol – alemán, 2017), Puntos azules de Mongolia (en holandés, 2017), Un rincón de la Tierra (en noruego, 2018), Paz, corazón roto (en ruso, 2018) y Sich zuhause fühlen (en alemán, 2018). Sus poemas han sido traducidos a más de 40 idiomas. Ha obtenido diversos premios literarios, incluido el Premio de la Unión de Escritores de Mongolia. Actualmente vive en Ulan Bator, la capital de Mongolia.

100 millones de años luz de un sueño

Me conozco a mí mismo
voy a pasar una página
permaneceré en el lugar
y el cuerpo
oficialmente se despedirá del alma
luego retornará a la hierba,
el mundo ha sufrido demasiado, como yo.
Pero deseo que conozcas a un buen hombre
y que creas que el amor siempre puede calentar
el frío en la tierra.
Si cantas alguna canción, debería ser como las canciones de Mongolia
la tristeza sin llanto
y mi epitafio, está destinado a permanecer en mis líneas de poesía
inscripción hipócrita; esto no se puede comparar con unas pocas líneas de lágrimas
del nómada que retorna a casa
después de los años de sufrimiento
Voy a permanecer todavía como un árbol contra el viento.
si la noche está llena de centellas, el pensamiento es como la casa de Dios.
Si la libertad es pan, un poema es como miel pura.

Un poema escrito en el tren internacional

Cada vez que abro la cortina
la plataforma avanza en la oscuridad
cada estrella se convierte en un alma
cada piedra se convierte en una flor
cada árbol se convierte en un bailarín
cada gota de leche se convierte en una estepa
cada Joroo Mori* es mi hogar
cada vez que levanto la cortina
vendrá la urgencia por las lagrimas
regreso con calma, y luego
parto otra vez.

Joroo Mori, el nombre de un caballo mongol muy amado por los jinetes de la estepa. En inglés, a veces se llama «Ambling Horse».

1991

Este año, las palomas
y los pájaros vuelan en el cielo
y más lejos
destellan
nada más que los caballos salvajes de Mongolia
aquellas lágrimas azules caen
en el fondo de las estepas
en el momento, cuando las tropas soviéticas se han retirado.
Silencio es la noche en Ulan Bator.

En el bosque

Al final
no necesito oro
y sedas. Si es posible
dame un poco de forraje
por la noche, para alimentar a mi caballo.
Él también está cansado.
En el silencio dame
un girasol dorado.
Caminaré entre las cigarras
y los cucos cantando.
No me arrepiento de haber amado mucho.
Lo único que lamento
es llegar demasiado temprano, o demasiado tarde.

Fuego

Eres la antigua canción de las tierras altas.
Danza del águila, tambor del chamán–
eres pensamiento, alma
dolor–
eres el significado de los bosques ardiendo
nómadas–
caballos traspasando la noche
veloces fulgores azules.

Traducción: Mariela Cordero.


  • 298
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 298
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mariela Cordero

Mariela Cordero (Valencia, Venezuela, 1985) es abogada, escritora y poeta. Autora del poemario “El Cuerpo de la duda” publicado por Ediciones PublicArte en Caracas, Venezuela (2013). Cuenta con algunas distinciones entre ellas: Tercer Premio de Poesía Alejandra Pizarnik, Argentina (2014); Segundo Premio de Poesía Concorso Letterario Internazionale Bilingüe Traceperlameta Edizioni, Italia (2015); Primer Premio de Micropoemas en Castellano del III Concurso Transpalabr@rte, España (2015); Primer Lugar en Concurso Internacional de Poesía #AniversarioPoetasHispanos mención calidad literaria, España (2016).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *