3×3 poemas matemáticos y 1 relato para el Día de Pi

Foto: Kevin Dooley (Flickr/BY 2.0)
  • 27
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

π (pi) es la relación entre la longitud de una circunferencia y su diámetro. Dicho así parece sencillo, pero el número pi nos reserva varias sorpresas.

Pi es un número irracional -no podemos representarlo como la razón, la división, de dos números enteros- y como tal, tiene infinitas cifras. Como muestra, aquí tenéis los primeros 100 decimales de pi:

3’1415926535 8979323846 2643383279 5028841971 6939937510 5820974944 5923078164 0628620899 8628034825 3421170679

El número pi es además bastante popular. Ha protagonizado películas, novelas y hasta un capítulo de los Simpson. Sin olvidar, por supuesto, el célebre poema de la poeta Wislawa Szymborska, aquí en traducción de Carlos Marrodán Casas:

Digno de admiración es el número Pi
tres coma catorce.
Todas sus siguientes cifras también son iniciales,
quince noventa y dos porque nunca termina.
No deja abarcar sesenta y cinco treinta y cinco con la mirada,
ochenta y nueve con los cálculos
sesenta y nueve con la imaginación,
y ni siquiera treinta y dos treinta y ocho con una broma o sea comparación
cuarenta y seis con nada
veintiséis cuarenta y tres en el mundo.
La serpiente más larga de la tierra después de muchos metros se acaba.
Lo mismo hacen aunque un poco después las serpientes de las fábulas.
La comparsa de cifras que forma el número Pi
no se detiene en el borde de la hoja,
es capaz de continuar por la mesa, el aire,
la pared, la hoja de un árbol, un nido, las nubes, y así hasta el cielo,
a través de toda esa hinchazón e inconmensurabilidad celestiales.
Oh, qué corto, francamente rabicorto es el cometa
¡En cualquier espacio se curva el débil rayo de una estrella!
Y aquí dos treinta y uno cincuenta y tres diecinueve
mi número de teléfono el número de tus zapatos
el año mil novecientos sesenta y tres sexto piso
el número de habitantes sesenta y cinco céntimos
centímetros de cadera dos dedos una charada y mensaje cifrado,
en la cual ruiseñor que vas a Francia
y se ruega mantener la calma,
y también pasarán la tierra y el cielo,
pero no el número Pi, de eso ni hablar,
seguirá sin cesar con un cinco en bastante buen estado,
y un ocho, pero nunca uno cualquiera,
y un siete que nunca será el último,
y metiéndole prisa, eso sí, metiéndole prisa a la perezosa eternidad
para que continúe.

¡Existe incluso una disciplina, la pifilología, consistente en memorizar el máximo número posible de decimales de pi!

El físico estadounidense Larry Shaw, comenzó, medio en broma, medio en serio, a celebrar el día de pi el 14 de marzo (3/14 en el calendario estadounidense). Su propuesta tuvo éxito, hasta el punto de que la Cámara de Representantes de los Estados Unidos declaró oficialmente el 14 de marzo como Día Nacional de Pi.

Las matemáticas mantenían una estrecha relación con las artes, como la música o la poesía, pues son la base de la armonía y de la belleza. Métrica o ritmo son, no lo olvidemos, conceptos matemáticos, y el propio número pi nos ofrece la perfección de la circunferencia.

Para celebrar este día e invitaros a explorar esta relación de la poesía con las matemáticas queremos compartir con vosotros esta selección de 3×3 poemas y 1 relato que distintas maneras nos acercan a este universo de números, geometrías y teoremas que, lo creamos o no, no nos es tan ajeno.

Por cierto, son las 3:14 pm.


TEOREMA – Galius

Quise decirte

metales pesados,
números primos,
conjeturas,
hipótesis sin futuro,
teorema de Fermat,

cuadrados,
hipotenusas,

la parte real de todo,

cero no es trivial,

la función zeta de Riemann,
teoremas pequeños,
células,
protones,
fajones sin ciencia cierta,
faraones desmedidos,

cánulas,
colonoscopias,
caléndulas,

agujeros,

cien mil millones de veces
quise decirte eso.

Quiero decirte

que los ceros son triviales,
que la función algebraica
de la función de Kähler
es cuarto y medio,

que no sirve de nada eso,

ni los chinos matemáticos,
ni la enésima potencia,
ni los guarismos enésimos,
ni los signos,
ni los retoños que brotan,
ni los virus,
ni las pandemias,
ni las ciencias que adelantan,
ni las zarzuelas,
ni el hambre,
ni la escala pentatónica,
ni la incógnita,
ni la pinta

oro, basto, espada, copa,
escalera de color,

farol,
zafarrancho,

que no es lo que quiero decirte

Y voy a decirte

bordillos comen aceras,
amores se van marchando,
cantinelas,
cuchillas apuñalando,
remeros que no reman,
culebras no culebrean,
palabras se quedan secas,
se marchita la hoja
en el jardín del poeta,
por las negras azoteas
un cuervo revolotea.

Es lo que quiero que sepas:

que te quiero,
pero entiende que no sepa cómo hacerlo,
no es tan sencillo el problema.

No es tan fácil nuestra hipótesis,
no es tan simple el teorema.

INTERSECCIÓN DEMORADA EN EJE NEGATIVO – Ludico

Tarde es: cuando el trueno del adiós, resuena en tus oídos.
Y, yace póstuma, la ceniza, construida en el destello.
Asíncronos,transitan, la luz y el sonido.
Cual dolor, viajero, desfasado en los recuerdos.

Tarde se declara el horizonte de: fumígeno.
Tarde es, para intentar seguir huellas en la senda 
Tarde hallaremos quien comprenda,
Que el vacío; es algo más que la falta del oxigeno

Tarde afloran las pasiones por erráticas.
Tarde coincidió, este punto interceptivo.
A empellones por rigor de matemática,
A encontrarnos sobre un eje… negativo.

MI RAZÓN DE SER – Ginebro

Mi razón de ser fue por mucho tiempo analogía
me comparaba con la vida y perdía
las bajas de autoestima eran la causa
de mirarme en el espejo y ver siempre la misma cara 
el mismo cabello de alambre, 
la misma falsa sonrisa, que no era tan falsa
pero cuya mirada ausente la hacían parecer fingida.
No fue sino hasta más tarde, que aprendí que no era un menos dos
como yo pensaba, le restaba méritos a mi existencia
y por eso cuando me evaluaba… 
terminaba siempre en cero o a veces menos
tuve que aprender a sumar y ver la vida como un igual
y no con un símbolo de más
tuve que aprender a fraccionarme y buscar en el denominador mis partes
que el numerador a veces escondía para complicar las cosas.
Muchas veces me avergoncé de ser yo, y me olvide de volar
pensando que tenia las alas rotas, muchas veces vi mis vicios
arrastrándome de regreso, cuando intentaba liberarme,
muchas veces soñé, que el final no era más que un principio con puntos suspensivos
y extrañe ser un niño de nuevo, 
para volver a jugar en los columpios mientras mamá empujaba
y yo volaba…
Muchas veces pensé en quitarme la vida por tiranía conmigo mismo,
cosa que llevo a restarme un par de dígitos más mientras me perdía en las calles
sin razón de ser y sin salida, vagando en una melodía laberíntica de confusiones
que albergaba tantas historias en callejones que como yo, no estaban iluminados,
y ese es un fragmento de la razón que nunca es una razón realmente, porque nadie tiene la razón
y todos mienten, y yo mentía, y me mentía buscando esa razón.
Me dolían las extremidades de caminar a cuestas con el saco de mis anteriores años
que no eran muchos, pero pesaban lo suficiente, 
me dolía el orgullo de sujetarme para no caer, de tenerme y nunca haberme conocido
largas reflexiones me hicieron ser amigo de mi mismo y al final
ya no importaba si caía, o moría, si volaba o me estrellaba, volvería a subir porque me tenia a mi mismo
y había aprendido a sumar y ya no era un menos dos, porque que podía sumarle dos y empezar de cero,
y mi razón de ser, obviamente no eran las matemáticas, mi razón de ser era vivir sabiendo todo esto.

LA NOCHE CON SU CARA CUADRADA – Edith Elvira Colqui Rojas

La noche con su cara cuadrada,
dibuja en mis pupilas,
algoritmos y escala de números.

Sus ojos numéricos me miran fijos,
escrutan cada uno de mis movimientos.
La noche hoy se hizo cuadrada,
todo es número en sus espacios…

La noche cuadrada tienes sed
de mis versos,
quiere descansar de sus operaciones matemáticas,
dejar sus ángulos y rectas
sus parábolas y sus hipotenusas.

Esta noche de verano
tan extravagante
y peculiar;
ella, mi noche, camina a pasos gigantes
para alcanzarme.
Me quiere tocar con sus manos gigantes.

Noche cuadrada, espigada
Llévate en tus tablas de resta mis penas.
Yo apaciguaré el desborde
de tus números y problemas,
en mis serenos versos.

OLAS DE ESTRELLAS – yelivid

Olas de estrellas viajan sin tocarse.

Cuando el alba despunta
en ese punto miro el firmamento
las estrellas se mueven al unisonó
como olas marinas sin hastiarse
su vaivén es suave y acompasado.
Cuando rio ellas reaccionan
serpenteando su luz y se propagan 
hasta el infinito universo.
Las escalas, triángulos e isósceles y
toda la matemática junta
esta contenida en las cavidades huecas de
estos maravillosos cuerpos.
Cuando expreso amor las estrellas se
Convierten en luceros y navegan
con paso lento y gotas
de roció dejan caer
su tintura de plata sobre
las hebras negras del frondoso ciprés.

MATEMÁTICA APLICADA – gabilorca7

Dicen los entendidos,
que,
siglos atrás,
surgió una ciencia exacta,
la que más,
las matemáticas,
que no avanza,
sigue intacta,
con el paso de los años
y pese a los grandes daños,
no se achanta.

Pero antes nació el amor,
con la prontitud de la existencia,
esa ciencia del corazón,
que,
con tesón,
te agota la paciencia,
te condena al paredón
y te parte como un rayo,
en dos.

¿Habráse algún nexo,
directa o inversamente proporcional,
que conecte sutilmente arte tal,
el sexo y la ecuación diferencial,
el talento perverso del calcular
con el método tan particular
de demostrar todo con un beso?

Desde el principio de inducción,
hasta la pasión desatada,
queda claro que nada
de aquello que hagamos sin ilusión
tendrá repercusión positiva,
sí negativa,
pues las propiedades asociativa, conmutativa y distributiva
dejan claro
que haciendo las cosas con orden,
y descaro,
acabas llegando a donde quieres.

Demasiadas relaciones con cosenos negativos,
imposibles sin paliativos,
dudando de los motivos
y refugiándose en canciones,
y operaciones,
tan complicadas
que terminan como si nada
con una solución compatible determinada:
la retirada.

Con un incremento de tiempo lo suficientemente grande,
llega el momento de conocer
a esa persona tan amable,
que te suma,
multiplica
y hasta te eleva a la máxima potencia,
dejando en evidencia los problemas anteriores,
dividiendo tus defectos,
y reduciendo los desperfectos ya sufridos
a decimales sin sentido,
que te sacan los colores.

Al fin el solitario cateto,
encuentra a su cateta,
y unidos por el ángulo teta,
forman la hipotenusa de su vida,
tan obtusa,
como amplios los sentimientos del poeta matemático y su musa.

Todo deriva en su alegría,
en integrar,
con osadía,
cada parte de su cuerpo,
recurriendo a la trigonometría,
pues mi seno y sus cosenos
buscan con esfuerzo
salir por la tangente,
de este mundo intransigente
que se queja
y no respira.

Finalmente,
no hay respuesta más contundente y real,
que aclare el parentesco de matemáticas y amor leal,
que hacerle el límite al conjunto;
obteniendo la solución perfecta,
con carácter erudito,
cuya respuesta se limita
a que el límite del amor tiende a infinito.

DE NÚMEROS Y PALABRAS – Hortensia

En el devenir de la vida y el lenguaje
cada cosa tiene su sitio y su orden.

Y aunque las matemáticas digan,
que el orden de los factores no altera el producto,
tiempo es ya de decir que esto será cierto con los números 
pero no con las palabras.

Que yo haría una caminata contigo,
si tu pones la nata y yo el camino.

Si yo te doy a comer mazapanes,
y tú me das panes maza, no estamos en sintonía.

Y si me pongo peineta limpia de hojalata,
guarda tú una hoja de mi pelo en una lata de tiempo.

Y si una mañana me siento un hazmerreír,
Abrázame y hazme reír con cosquillas de seda.

Y si me pierdo por una angosta bocacalle,
corre tras de mi por la calle y bésame en la boca.

Pon orden a los factores alterados del producto,
si no el orden de los factores sí alterará el producto.

AMOR AL CUADRADO – Libertad

Dicen que el verdadero amor
no quita ni agrega.
¿Sumar, restar, dividir, la raíz cuadrada de qué?
Fuimos una cantidad, nos tomamos dos veces 
como un factor y nos volvimos eso determinado
adaptando un aspecto actual bla bla bla,
nunca me gustaron las matemáticas
y ahora no me gustas tú 
ni tus promesas incumplidas
ni tus regalos no dados
ni tus cenas mal servidas 
mucho menos tu manera de actuar
frente a una sociedad tan ocupada
me quitaste todo 
ahora quítame cada potencia agregada a tus te amos 
cada valor agregado a tus abrazos
y hagamos una división de todo lo vivido 
¿Con que te quedas tú y con que me quedo yo?
Que sea un reparto equitativo
ya no quiero perder más de lo que ya he dado 
deja de ser el denominador 
ya no me dirás en cuantas partes tengo que dividir mi amor
que ya sume mis valores 
y no pienso restarme más
encuentra tú mismo par
que yo encontrare mi conjunto infinito.

MATEMÁTICAMENTE… – cirratus

Jugar
al escondite
en la línea divisoria de tu cuerpo,
sobrevivir,
no quedar eliminado,
salvarme a tiempo, y ser
esa fracción, que quiebre
tal vez, tu paraíso…


Alberti y el colegio – useggb

A ti, Alberti, poeta del sentimiento y no de la razón. Que dices que el mar no se preocupa de las raíces cuadradas y que el cielo anda libre de los teoremas y matemáticas.

Se ve, que nunca comprendiste al numérico Pitágoras y nunca te enrolaste como bucanero del fondo del mar. Nunca lo hiciste. Aunque dices que eres marinero y hablas de las sirenas y alguna vez llamas, a esa que dices, que es hortelana del mar.

Yo si lo sé, Alberti, que tuve que pasar examen en mi trabajo nocturno; ése que tengo, cuando mi cuerpo dormido queda en la cama y yo bajo al fondo del mar, o cosa rara, porque todos lo desean, me mandan de pastor de las estrellas. Me mandan.

Quizá estabas distraído, o no te lo enseñaron, porque en el cole eras externo. O quizá lo explicaron ese día, que te fuiste a las dunas de la playa, a mear mirando hacia el colegio; ese día de rabonas infantiles, ese día.

Fueron esos días de los jesuitas, tiempos duros, de hambres, caridades y miserias. Eras externo, que duda cabe, eras externo. Hoy ya no somos externos; hay otras costumbres para los parias, que también se quedan fuera, no sabes cómo se quedan… 

Se quedan fuera, aunque tengan mucho talento, aunque sepan sacar la raíz cuadrada o dibujar la circunferencia con un trazo; y no es que sea hipocresía, eso ocurre siempre, siempre les ocurre a esos que son parias. Precisamente a esos, que nunca son de aquí, no son de nuestro mundo. Como mucho algún día los tenemos como huéspedes; alguno hasta parece que baja de las nubes.

Y no te preocupes Alberti, que todo pasa, aunque para algunos se nos venga abajo el cielo.

Pero para esos, que enseñaron un dios tan lúgubre, que nunca supieron que era Padre, ellos nunca lo fueron; para esos, que siempre les olía la nariz a azufre, para esos nunca hubo cielo, no lo hubo, solo hablaban del infierno.

No importa que se nos venga abajo, ese cielo creado para estáticos. Ese cielo de hieráticos y santos inflamados por el celo de las iras, ese cielo.

Crece y crece uno mucho más hermoso, un cielo especial, para esos que saben amar, como tú; para todos los que alguna vez amaron.


  • 27
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 27
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Óscar David Sánchez

Fundador de poemame.com. Poeta aficionado e ingeniero en sus ratos libres. Le gusta el café sin azúcar y la rima consonante, aunque tiene cierta debilidad por el haiku japonés. Code is poetry.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Leyendo tu excelente artículo, Óscar David, me vino a mi mente uno de los primeros poemas que subí a la plataforma, poema con alusiones geométricas.
    «CALLEJUELA
    Jirón azul
    de enmarañado cielo.
    Poliédrica desnudez.
    Geometría de luces
    y de sombras angulares…
    De contornos paralelos
    y simétricos silencios…

    Silencio de cal,
    silencio gris,
    verde silencio…

    Custodiando la calleja,
    esmeralda y fuego,
    un naranjo solitario.

    En la húmeda quietud,
    (parabólico empedrado)
    vibra el eco de mis pasos.
    Y en el verdinegro suelo,
    roto el sosiego,
    como línea discontinua
    queda olvidado mi rastro…»

    Enero 2018

    Saludos para todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *