• 219
  • 39
  •  
  •  
  •  
  •  

Jacqueline Goldberg nació en Maracaibo, Venezuela, en 1966. Es Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Letras. Poeta, narradora, ensayista, editora y autora de libros infantiles y testimoniales, sus primeros trece poemarios fueron recogidos en Verbos predadores. Poesía reunida 2006-1986 (2007). Luego vendrían Postales negras (2011), Limones en almíbar (2014); Nosotros, los salvados (2015) y Las bellas catástrofes (2018). Algunos de estos libros y uno inédito, Aguardar la claridad, fueron reunidos en Previedad. Poesía reunida 2018-1988, que será publicado en España por Amargord Ediciones. En 2013 apareció la novela Las horas claras, que obtuvo en Venezuela el XII Premio Transgenérico de la Sociedad de Amigos de la Cultura Urbana (2012) y que a su vez ganó en 2013 el Premio Libro del Año de los Libreros Venezolanos, la Medalla Internacional “Lucila Palacios”, que otorga el Círculo de Escritores de Venezuela y fue finalista en el Premio de la Crítica a la Novela del año en Venezuela. Fue reeditada en 2018 por la Universidad Metropolitana de Monterrey. En 2018 se publicó el libro de autoficción El cuarto de los temblores.

Ha recibido en Venezuela, entre otros reconocimientos, Premio Tenedor de Oro a la Publicación Gastronómica que otorga la Academia Venezolana de Gastronomía (2015); Premio Regional de Literatura Jesús Enrique Lossada (2008); Premio de Poesía de la Bienal Mariano Picón Salas (2001); Premio de Ensayo de la Bienal de Crítica y Ensayo Roberto Guevara (2001); Premio Nacional de Literatura Infantil Miguel Vicente Pata Caliente (1993).  En 2018 fue residente en el International Writing Program de la Universidad de Iowa. Su poesía aparece incluida, reseñada y traducida en antologías en España, Italia, Inglaterra, Rumania, Corea del Sur, Puerto Rico, Estados Unidos, Perú, Brasil, México, Chile, Colombia, Argentina y Venezuela.


Otra cosa de la agonía

Tantas muertes la muerte.
Tantos cuerpos los cuerpos.

La agonía es otra cosa.

Túnel, goteo.
Sordo abatimiento.

Entre arder y ser gemelo
hay apenas un cartílago malogrado,
diminutivo sin azul.

El convencimiento es blando.
Los episodios de la mudez
guardan cierta inútil resonancia.

Hay conjugaciones para el párpado,
un doblez para cada sangre.

No es lo mismo naufragar en el lecho nupcial
que en el lecho marino.

No es igual cuello que estirpe.

Caben, eso sí,
pasados compuestos,
escozor en el apellido marital.

La agonía es otra cosa.

Los ahogados —se ha escrito—
son muertos hermosos.
Los más hermosos del mundo.
Dentro del agua lucen erguidos,
con las manos levemente empuñadas,
como si hubiesen intentado asirse
a una escalera invisible.

No es muerte dolorosa.
El pánico viene de una cabeza
que no se concibe fuera,
que debe escoger
entre la bocanada y el grito.

Tras el sumergimiento final,
el aire alcanza para un minuto, no más.

El que pronto se llamará ahogado
tose y respira mar, río, lago encumbrado.

La sensación es de desgarramiento,
de quemadura e inmediatamente de calma.

Luego el corazón se detiene.

El corazón del ahogado
es un corazón ahogado.

El corazón del desangrado
es también un corazón ahogado.

La agonía es otra cosa, se sabe.
Ruido de clavículas,
mirar lejos y no verse,
no verse y ya nunca estar.

Se confunde corazón roto
con cansancio, calambre,
insomnio e indigestión.

Duele el pecho, obvio.
Duelen mandíbula, garganta, dignidad.

A veces un corazón se salva,
aunque estallar es su deber.

La agonía es otra cosa.
Petunias en trampas desalojadas,
vigilias que han perdido el miedo al fracaso,
miedo a otras vastas agonías.

Vamos hacia el ruido natal.
Todo son suposiciones
de retornados, salvados, médicos,
enfermeras locuaces.

Nada sabemos.

Agonía: palabra sin brecha.
No absuelve.
No resucita.
No limpia de ofuscamientos.
No salva de desgarros.
Casi nada puede.
No tiempla.
No restaura el perdón.
No reconvierte los duelos.

Es agonía.
Todo es agonía.
Pura y terca agonía.


Poema incluido en la antología «Ruido de clavículas», publicado por El Taller Blanco Ediciones (Bogotá, agosto de 2019).

Fotografía de Jacqueline Goldberg por Umar Timol.


  • 219
  • 39
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 219
  • 39
  •  
  •  
  •  
  •