• 5
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  

Descubrí  a Silvia Terrón por un programa de televisión (“Página 2”,la 2 de tv española), cuando en 2018 publicó su primera novela “Umbra” Caballo de Troya 2018. Me enamoró el planteamiento de su libro:

“Umbra transcurre en un futuro en que los humanos ya no pueden emitir sonidos y el planeta ha quedado dividido en una región de luz y otra -llamada Umbra– de sombra. Los ecos de las voces de nuestro presente se fosilizaron en un mineral llamado «ecoral», que es la principal fuente de energía”.

Silvia Terrón (Madrid, 1980). Poeta, periodista y traductora. Dirige la revista literaria bilingüe Alba Paris, dedicada a la difusión de la literatura hispanoamericana en Francia, donde reside y trabaja como especialista en diplomacia pública desde 2009. Sus poemarios son:

  • La imposibilidad gravitatoria, poemas, Ediciones Torremozas, 2009.
  • Doblez, poemas, Ediciones Liliputienses, 2014.
  • Las veces, poemas, La Isla de Siltolá, 2015.

Invito a leer este poema suyo, que me parece una maravilla, con un lenguaje cuidado y unas hermosas metáforas.

CIUDAD JARDÍN

Así, por cabeza

aprendes a crecer en ángulo.

Tú, que construías ventanas

para ahorrar metáforas

presientes el nido.

Todo lo que piensas emigra

y vuelve cada invierno.

De tanto ir ampliando

te has vuelto pasillo,

cada vez más cinturón.

Alrededor, en tus afueras

vive tu yo más reciente,

el que trastoca

sin decir.

Sólo melodías y olores

llaman hacia el centro.

Buscas

tu propia ruina, el resto

del momento pretérito.

Fantaseas con la Historia,

mezclando minutos

y almidón.

Sólo tú sabes

que un juguete de plástico

made in China

guarda tu alma.

El imán que recoge

toda proyección

para estos años sin tacto.

    

Pero en esta ocasión de lo que quiero hablar es de su primera novela “Umbra”.

Adentrarse en “Umbra” es traspasar una barrera donde lo cotidiano se escribe en verso. Un mundo un tanto angustioso y asfixiante de un supuesto futuro oscuro, muy anclado en un pasado perdido.  Es ciencia ficción contada desde el universo lingüístico de una poeta, y eso hace que la novela adquiera una dimensión distinta de lo que el lector de este género, está acostumbrado…estamos acostumbrados.  

Una novela llena de un lirismo exquisito y  una prosa que te engancha y envuelve:

Al morir volvemos a la materia para convertirnos en otra cosa. Lo único que escapa a esa metamorfosis es la voz, que se repite y desaparece sin dejar rastro, eludiendo la transformación.

Umbra es un  libro que no tiene diálogos, es una sucesión de hechos relatados, en una exquisita prosa poética. Los personajes (muy bien expuestos) te llevan de la mano por los acontecimientos de un mundo superficial y vacío, entre situaciones e imágenes que no te dejan indiferente. Todo el libro es rico en matices, que invitan al lector a sumergirse de manera profunda e intensa.

En los “Coros” despierta una conciencia, en muchas ocasiones dormida, que te lleva a leer y releer, pensar y repensar.

Coros

¡Viva la próspera industria de la voz vaciada! Contemplaos desde lo alto, resultáis admirables. Insectos incansables a los que se les ha confiado una misión: robar, falsificar, transportar, esconder. Cada uno repitiendo incansable el mismo gesto: la mano prensil que se alarga hasta la esfera valiosa y se cierne sobre ella…

   

Para mí, un gran descubrimiento que seguiré explorando.

NOTA: Datos biográficos sacados de su novela “Umbra”

       


  • 5
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 5
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •