Nigar Arif (1993) es una poeta azerbaiyana. Estudió en la Universidad Pedagógica Estatal de Azerbaiyán en la Facultad de Inglés en 2010- 2014. Nigar Arif es miembro de la Unión Mundial de Escritores Turcos Jóvenes y se graduó en la III Escuela de Escritores Jóvenes en la Unión de Escritores de Azerbaiyán. También es miembro del «Foro Internacional para la Creatividad y la Humanidad» en Marruecos. Su poesía se ha traducido al inglés, el turco, el ruso, el persa, el español y el montenegrino.

No creo que si…

No volveré a pasar por estos lugares,

Los recuerdos de aquí deben permanecer en la profundidad;

De mis ojos arrebataron la esperanza.

Y devoraron mi alma.

Estos caminos se han cubierto de arbustos espinosos,

Pero mi ayer está descalzo.

Mis deseos contigo se han convertido en hojas secas

Mis sueños contigo se han cubierto de una gruesa capa de polvo.

No creo que si este lugar hubiese ardido,

Importaría que estuviese cubierto de hierba y flores.

Podría ser un lugar de encuentro para algunos,

Pero sería solo el ataúd de nuestro amor.

El reloj avanza con lentitud.

Mira el reloj del mundo

Tiene una hora de retraso

O bien la alegría se demora,

O la vida se ahoga en el dolor.

Incluso si habla y ríe

como un viejo feliz.

Las risas del mundo son patéticas…

como el débil pasado .

Está suplicando o buscando

con una mano anhelante.

Y pasa los días en los escalones

Luchando contra el viento.

De los ojos del barrendero

Caen sus noches.

Sosteniendo su escoba con las manos callosas

Despierta a las calles somnolientas.

Es un conductor de autobús

Pasajero entre los deseos,

Buscando su destino

Con la esperanza de cambiar.

Mira el reloj del mundo

Tiene una hora de retraso

Vamos a repararlo de nuevo,

Para alcanzar una vida mejor.

El viento

Hey viento, que tocas todas las puertas,

¿La puerta que buscas suficiente para ti?

¿Dónde están ahora esas puertas abiertas de los ardientes días de verano?

¿Dónde están los que te amaban, para cenar y descansar?

¿Dónde están aquellos que una vez se complacieron en recibirte y tratarte como su invitado?

Hey viento, que tocas todas las puertas,

¿Dónde están tus amantes ahora?

Ahora el clima es invernal

¿Se han congelado también?

No llames, querido, no llames,

Nadie te abrirá la puerta,

Nadie cuidará de ti, ni te llamará,

No más.

¿Quién, ahora que el clima cambió te llamaría?

Ve, querido, ve.

Anda a deambular por estas aburridas calles grises

Y a romper árboles secos dominado por la ira

Solo espera a que el invierno se convierta en verano querido viento,

y tus amigos regresarán con el sol.

Traducción al español por Mariela Cordero.