Daniel Arella (Caracas, 2 de julio de 1988). Licenciado en literatura hispanoamericana y venezolana; Magister en filosofía por la Universidad de Los Andes. Ha publicado los poemarios: Al fondo de la transparencia (Los caminos de Altair, Venezuela, 2009); El andrógino ebrio en el haitón. (Nuevos Clásicos, Bolivia, 2017); Anatomía del grito (LP5: Fox Island, 2020), libro por el que recibió en metálico el XIX Premio Latinoamericano de Poesía por Concurso Ciro Mendía (Caldas, Antioquia, Colombia) en el año 2015. Es Premio de Ensayo Goethe Institut, 2020, por la Pontificia Universidad Católica del Perú  Editor de la revista de géneros fantásticos IO de Cali, así como miembro del consejo editor de la revista POESÍA de la Universidad de Carabobo.

Estás sombrío

Poema

Estás más muerto que santo

Poema

Estás aguantando las lágrimas

Poema

Estás tronado en los árboles

Poema

Estás mentando madre a los cuervos

Poema

Estás asfixiando la luz del lunes

Poema

Estás murmurando canciones de amor que nadie recuerda

Poema

Estás violentando la blancura del ángel

Poema

Estás volao partiéndote la crisma en el aire

Poema

Estás cristal estás diamante

                                               Poema

Estás embrujado caballo tormento del camino

 Poema

Estás plagado de dioses falsos: Ormún, Oñul, Azesal Poema

Estas mierato cándido del fuero

                           Poema

Estás roncando la suerte del vendaval

                 Poema

Estás olvido mariése calápida

          fugaz

    Poema

Estás rotao laminio luminia delirio togonal

Poema

Estás sembrado  Estás pal perro

Estás de Sal

[Leonardo Lumen. “Coronación del Pico Bolívar en Yagé.

4978, 4 versos de altura”; 1: 00 a.m., 04 de junio del 2015 /Mérida]

Heroin

a Diego Segovia y los vampiros que lograron volver.

Esa canción de Lou Reed, “Heroin”

es uno de los mejores poemas

compuestos en lengua inglesa

El Nazareno tuvo que haber muerto en paz con esa letra

descansando en el mar de letra

al fondo de su oscuridad metálica

hasta ser aire del viento de piedra

profunda piedra del misterio

reventada como una cabeza

Esa canción de Lou Reed

es la Madre

follando en el castillo de la sabiduría

con un William Blake atónito

reventado en semen

dentro de un jardín oculto

Tú eres la heroína

Tu muerte me basta

se incrusta en el costado

calzando como un anillo

Estremece la masa de nervios

con los rayos de Dios

Electrocuta el alma

hasta matarla de insomnio de luz

en la misma santa tarde

en que Schreber iba

a parir en las nubes

su misterio endurecido

Suleika, eres la Heroína

Tu paciencia de sauce perfora mis amuletos

con su silencio magnético

Yo soy en cada una de esas hojas

el amanecer

Me duelen sus raíces hundiéndose

en la tierra rapaz

hacia el centro de mi corazón

el lugar

de todas las apariciones

[Jamal Jstor Wallace. H Hembra (Traducido por Ricarda Rebol);

6: 03 a.m., 14 de mayo del 2022 / New York]

Rostro de nadie

Escribir poemas es dar la cara

pero un poema no es todavía un rostro

Y si es verdad que al loco lo traiciona el rostro

al poema lo traiciona la cara

y al loco lo traiciona el poema

y el poema los traiciona a todos

El poema es cara o cara, no hay azar, eso es todo

Cada arruga de ese rostro es un verso de ese poema

Cada cicatriz de ese rostro en un verso de ese poema

Cada marca de dolor de ese rostro es un verso de ese poema

Cada cortada de ese rostro es un verso de este poema

La nada no es la resignación perfecta

La nada es la perfecta responsabilidad

Nada de blanca ceniza

nube de amor sin soledad

perdida en la miel

es luz anterior a la luz

no es ausencia

una colmena de relámpagos

un cielo hecho de tierra

es el espíritu que se hizo cuerpo y memoria para esperarte

  [Antón Zsü. Monstruosidad de cielo en las cosas tilas;

6:27 a.m., 11 de abril del 2025 /Zúrich

Estos poemas pertenecen al libro Anatomía del grito(LP5, Fox Island, 2021)]



Las colaboraciones en Poémame no son remuneradas, así que si disfrutaste de este artículo nos gustaría invitarte a apoyar a nuestra colaboradora Mariela Cordero en Ko-fi. ¡Muchas gracias!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com