Ahmet Yalcinkaya nació en diciembre de 1963 en Giresun, Turquía. Es poeta, ingeniero, científico y traductor. Estudió ingeniería, robótica, administración, negocios, física y teología en varios niveles, desde asociado hasta doctorado en universidades turcas, estadounidenses y suecas. Vive y trabaja en varias geografías y continúa sus estudios, investigaciones y enseñanzas en Suecia. Publicó cinco libros de poesía, una antología de poesía y varios libros técnicos. Sus poemas, ensayos, cartas, entrevistas y traducciones de poesía se han publicado en periódicos y revistas locales e internacionales. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, uzbeko, árabe, tamil, turcomano, rumano, azerbaiyano, alemán, albanés, ruso, kirguís, italiano y griego.

Un atardecer en el Mediterráneo

El cielo había hecho un lienzo de sueños purpúreos

de esta manera se sabe que soy la ola que falta

y se sabe que hay alguien azotando la ciudad con su cabello

por las tardes

y una enorme tormenta se partió en dos como satén azul

el Mediterráneo enloquece con la brisa salvaje

lo que le pasa le está pasando a mi corazón

con el viento irresistible de una belleza

congela mis sueños y mi corazón

no sólo el Mediterráneo se está azotando a sí mismo

todo es una locura aquí todo el tiempo, todo el camino

la misma tormenta encuentra cualquier cosa con corazones unidos por una flecha

rodea el mar por todas partes con un beso gélido

chapoteando en la playa de Antalya como un potro enloquecido

quitando el manto satinado de las aguas de la cabecera

me envuelve a mí, a ti, a todos nosotros, y esto

traigo de vuelta a la fuerza con mis manos

a los que se han ido

entonces viene y corta todos los caminos con un rayo de luz

el Mediterráneo mira mágicamente

locamente enamorado y tan indefenso

roba esos corazones con ojos azules

arranca los horizontes de bronce con su voz conmovedora

y todos los vientos se juntan fluyendo en sus ojos

ahora todo es azul, todo es unicolor

hay un cuadro único hacia donde puedo mirar

al atardecer en el Mediterráneo esta vez la armonía

es azul y no bronce, siendo un conjunto lejano

¿es entonces la vecindad tan profunda o envejecí?

armonía que conecta la tierra y el cielo mientras lo miramos,

el tiempo se detuvo al atardecer.

La Historia

El tiempo estaba amarillento en ese día

como una hoja

y la mujer dio a luz a la traición

pura de nácar así se muestra

pasaron siete vendimias

con gritos y alaridos

mientras siete periodos habían sido derribados

el tiempo andaba cojo en ese día

aunque se dice que estaba rojo sangre

la serpiente nació de inmediato

las aguas se retiraron lentamente / poco cayeron

ese día

los vientos del noroeste sofocaron una llama

con gracia en una emboscada

y el molino se detuvo,

se detuvo como si esperara racimos

de fama,

el amanecer

detuvo el molino

que no durmió durante siete días

Si muriera por extrañarte

Tu perfume sigue en mi sillón

tu voz resuena en el pequeño salón.

No soy consciente de estar o de no estar

como si mi brazo siguiera en el tuyo…

¿Estás en el balcón… o es un sueño?

¿está tu cuerpo caminando en la habitación, en secreto?

si tu puerta está abierta, tu corazón permanece abierto…

cuando muera extrañándote ¿se arrepentirá tu alma?

Traducción del turco al inglés: Richard Mildstone y A. Edip Yazar

Traducción del inglés al español: Mariela Cordero



Las colaboraciones en Poémame no son remuneradas, así que si disfrutaste de este artículo nos gustaría invitarte a apoyar a nuestra colaboradora Mariela Cordero en Ko-fi. ¡Muchas gracias!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com