Sobre el Poema XVIII, Trilce, de César Vallejo

Oh las cuatro paredes de la celda. Ah las cuatro paredes albicantes que sin remedio dan al mismo...