8 haikus de Jack Kerouac

El haiku se inventó y desarrolló en Japón a lo largo de centenares de años como un poema de diecisiete sílabas, el cual encierra toda una visión de la vida en tres breves líneas. Un haiku occidental no necesita preocuparse de esas diecisiete sílabas, ya que las lenguas occidentales no pueden adaptarse a la fluida y silábica lengua japonesa. Propongo que el haiku occidental sencillamente diga muchas cosas en tres líneas escasas, en cualquier lenguaje. Por encima de todo, el haiku debe ser muy sencillo y estar libre de cualquier artimaña poética, y crear una pequeña imagen y ser tan ligero y grácil como una pastoral de Vivaldi.

— Jack Kerouac

  • 58
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con estas palabras –de la introducción de su libro “Poemas dispersos”- nos daba Jack Kerouac (1922-1969) su concepción del haiku en lengua inglesa (y por extensión en cualquier lengua occidental).

El estadounidense Jack Kerouac ha pasado a la historia como el escritor más representativo de la Generación Beat. Él y otros como Allan Ginsberg, William Burroughs o Neal Cassady tomaron las carreteras de los EEUU entre los años 50 y 60 en busca de la libertad artística y vital.

kerouac
Jack Kerouac

Si bien Kerouac es conocido sobre todo por su faceta como novelista –sus novelas “En la carretera” (1957) o “Los vagabundos del Dharma» (1958) retrataron el lado oscuro de la acomodada sociedad norteamericana- su obra poética es también particularmente interesante. Y de hecho, a él se debe buena parte de la popularidad del haiku en la literatura norteamericana.

Kerouac llegó al haiku a través de sus estudios de budismo, de la mano de su amigo Gary Snyder, un conocido poeta zen. Y de igual manera que revolucionó la novela tradicional con sus ideas sobre la “escritura espontánea”, también cambió la manera de entender el haiku: rechazó de plano la métrica estricta de diecisiete sílabas propia del haiku japonés, pero mantuvo en cambio la brevedad expresiva en tres líneas.

Early morning yellow flowers,
thinking about
the drunkards of Mexico.

Amarillas flores de madrugada,
pensando
en los borrachos de México.

No telegram today
only more leaves
fell.

No hay telegramas hoy
sólo más hojas
que caen.

Nightfall,
boy smashing dandelions
with a stick.

Anochecer,
un chico destroza el diente de león
con un palo.

Siguiendo de nuevo las palabras de Keroauc, “un verdadero haiku debe ser tan sencillo como unas gachas, y aún así mostrarte completamente la realidad”. El haiku permitía a Kerouac mantener esa espontaneidad buscada –vital para él- mediante la imagen descrita pero también sugerida. Veámoslo.

Missing a kick
at the icebox door
It closed anyway.

Yerra la patada
en la puerta de la nevera.
Se cierra igualmente.

Me gusta este haiku. En mi opinión muestra “el aquí y el ahora” que sugería Basho, acompañado de una fina ironía, la puerta que se cierra igualmente, a pesar de los esfuerzos del protagonista del haiku.

Evening coming.
The office girl
unloosing her scarf.

Cae la tarde.
La chica de la oficina
se desata la bufanda.

Éste es un haiku sencillísimo, que nos describe una escena diaria en la rutina de una joven. Quizá ha terminado el trabajo y vuelve a casa, o quizá tiene una cita, o quizá va de compras, o quizá… Me sugiere tantísimas cosas.

In the sun
the butterfly wings
Like a church window

En el sol
las alas de la mariposa.
Como la vidriera de una iglesia.

En este caso se presenta una imagen que se me antoja hermosa. Establece un vínculo entre la belleza de la naturaleza y la belleza del arte, e insinúa cómo éste se inspira en aquella.

Concluyo este breve recorrido por la obra de Jack Kerouac con una reflexión sobre el carácter universal que el haiku ha tomado en el último siglo, y cómo ha convertido su sencillez en un puente capaz de unir culturas y tiempos y literaturas muy lejanas entre sí.

And the quiet cat
sitting by the post
Perceives the moon

Y el gato inmóvil
sentado junto al poste
se percata de la luna.

The bottoms of my shoes
are clean
from walking in the rain.

Las suelas de mis zapatos
están limpias
de caminar bajo la lluvia.


  • 58
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 58
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Óscar David Sánchez

Fundador de poemame.com. Poeta aficionado e ingeniero en sus ratos libres. Le gusta el café sin azúcar y la rima consonante, aunque tiene cierta debilidad por el haiku japonés. Code is poetry.

También te podría gustar...

13 Respuestas

  1. Excelente artículo, me encanta la poesía japonesa, me hace regresar a mí, me calma, es como respirar tranquilamente el amanecer…

  2. Logan Van Ooyen Sensei dice:

    Jack Keruak no sabía escribir Haiku, escribía algo q no cuadra con ningún poema japonés. Se acerca un poco al Muki de Ippekiro Nakatsuka.

    • Óscar David Sánchez dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Logan. Es cierto pero… ¿quién sabe? Es enormemente difícil escribir haiku. Creo que Kerouac era, al menos en parte, consciente de ello cuando reconocía la complejidad de trasladar la métrica del haiku del japonés a otras lenguas. Personalmente, pienso que es el precio que el haiku «paga» por su popularidad. Si deseas publicar algún ensayo o artículo sobre el tema en la Revista, tienes nuestras páginas abiertas. Un saludo cordial.

    • Matilde Maisonnave dice:

      Hola mi estimado Sensei. Hace tiempo no entro a Internet. Ahora veo lo que se ve en todos lados. Hace menos de un mes entré a un sitio Web luego de muchos años de ausencia. Me piden enseñe a escribir Haiku; Senryu; Müki; Hokka. Imagina mi temor, pues hace mucho tiempo tuve el placer de aprender contigo. Quiero empezar con el Haiku pero me dicen que No, que debo empezar con los otros. ¿Por favor, puedes decirme si debo aceptar?
      El Haiku es prioritario a mi entender. Nadie lo escribe bien. Recibe mis respetos. Matilde Maisonnave

      • Óscar David Sánchez dice:

        Gracias, Matilde, por tus comentarios. Si deseas compartir tus poemas (sean haiku u otros estilos) en https://poemame.com estás invitada. Es una plataforma de publicación de poesía abierta a la participación de cualquier poeta.

  3. Comparto su criterio sobre Kerouac. Y he disfrutado la lectura de los 8 haikus… (algunos no lo parecen, pero son tan atrayentesy hermosos como los originales). Me encantan los haikus, precisamente por su sencillez y asombrosa naturalidad con que deben ser escritos.

  4. En eso radica su naturalidad…
    Tengo entendido que siempre deben ser inspirados por la naturaleza, por las estaciones del año…; por lo que ocurre al instante y conmueve llamando la atención de quién lo expresa tal cual lo vieron sus ojos…, lo sentido sin rebuscar palabras, sin metáforas. ¡No los entiendo como poesías!Pero son maravillosos.

  5. Ezequiel G Trama dice:

    Muy buen articulo. Quizás no sean haiku al cien por cien los de Kerouac pero yo disfruto más con sus «no haiku» digamos que con muchos en español que cumplen con todas las reglas. Yo creo que a veces, en español, se exagera un poco con la métrica y en lugar de decir las cosas de una manera más simple, más natural, el autor se las rebusca para que cierto verso tenga cinco o siete silabas y a veces el resultado tiene algo de hablar Tarzan. Un saludo!

    • Matilde Maisonnave dice:

      Esa es la ignorancia que invade Internet. Todo poema tiene reglas a seguir. El Haiku es un poema tradicional japonés y el más difícil, claro que más fácil es no pensar y escribir cualquier verdura.

      • EZEQUIEL GONZALEZ TRAMA dice:

        Claro, todo poema tiene reglas a seguir. Y el haiku en muy poco espacio, tiene muchas… Lo que noto es que mucha gente en lugar de relajarse y disfrutar de unos poemas como estos de Kerouac se pone a contar si tiene diecisiete silabas o no. ¡Disfrutalo! ¡olvidate de las silabas! ¿No es bello comparar las alas de una mariposa con un vitraux?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *