4 poemas de Lidia Chiarelli, poeta italiana

La poeta italiana Lidia Chiarelli (Fuente: Facebook).

Lidia Chiarelli es una poeta y artista italiana, miembro fundador de Immagine & Poesia, un movimiento literario y artístico fundado en Turín (Italia) en 2007 junto Aeronwy Thomas, la hija de Dylan Thomas.

Desde 2011, ha recibido diferentes reconocimientos y distinciones entre ellas el Certificado de Reconocimiento del Primer Festival Internacional de Poesía de Swansea (U.K.) otorgado por su amplia contribución de poesía y arte. Fue nominada al Premio Pushcart en cuatro oportunidades.

Sus escritos han sido traducidos en diferentes idiomas y publicados en diversas revistas de poesía y sitios web en Italia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Albania, Rumania, Corea del Sur, Polonia, Eslovaquia, República Checa, India, Israel, Vietnam, China y Japón. Además, es una reconocida artista de instalaciones y creadora de collages.

Navegando hacia el norte

… y sentí un grito infinito pasando por la naturaleza
Edvard Munch

No voy a dormir esta noche
no, no dormiré y voy a mirar
las lentas mareas acariciando
las orillas de los fiordos solitarios.

Mis ojos se perderán en
el vacío insondable del océano
como los últimos rayos del sol
apagan
el horizonte carmesí
de un día
que quiere perdurar

y entonces
será el tiempo
cuando
durante un silencio ignoto
voy a escuchar
tu grito
Edvard Munch

resonando estentóreo y punzante
modulado
por los vientos helados
de una noche del norte.

El llamado

Todo se ha ido de mí
(Carta de Virginia Woolf a su esposo Leonard, 28 de marzo de 1941)

Cuervos negros
rasgaban el cielo
con frenesí
frente a tu casa
cuando en la bruma de la mañana
tú te sentiste
infinitamente libre
por primera vez en mucho tiempo.

La puerta se cerró detrás de ti
cuando dejaste de lado
tus miedos indomables,
tu espíritu cimbrado por el viento.

Luego vino el llamado
de la corriente rápida
invitándote
a eternizarte en la ribera

dócil caminaste
pronto sucumbiste
a esa voz irresistible
y tu abrigo
más y más pesado
te envolvió con suavidad
en un abrazo de hielo.

Amapola roja

Pongo mis manos entre las llamas
Sylvia Plath

De ese verano
no tenias recuerdos
solo amapolas rojas
minúsculas llamas
que quemaron tu alma
mil amapolas
heridas abiertas
sangrando
dentro de ti.
Tu viaje en busca del olvido
comenzó en las horas silenciosas del día.
ahora perdido
en los áridos caminos de la mente.
Entonces largas franjas del atardecer
presagios tristes
tiñeron el cielo de rojo
despacio
envolviéndote
en un profundo y ensordecedor silencio.

Hermana de la lluvia

Soy hermana de la lluvia
Dorothy Parker

El cielo
es una manta hecha jirones.
El borde del acantilado
anuncia la lluvia
vientos que aúllan
soplan toda su furia

yo me extravío
en medio de senderos iridiscentes
mientras más arriba
nubes indolentes
ocultan a las estrellas.

Yo respiro profundamente
la fría soledad de abril
que dibuja esta noche lluviosa
viniendo hacia mí.

Traducción por Mariela Cordero.

Mariela Cordero

Mariela Cordero (Valencia, Venezuela, 1985) es abogada, escritora y poeta. Autora del poemario “El Cuerpo de la duda” publicado por Ediciones PublicArte en Caracas, Venezuela (2013). Cuenta con algunas distinciones entre ellas: Tercer Premio de Poesía Alejandra Pizarnik, Argentina (2014); Segundo Premio de Poesía Concorso Letterario Internazionale Bilingüe Traceperlameta Edizioni, Italia (2015); Primer Premio de Micropoemas en Castellano del III Concurso Transpalabr@rte, España (2015); Primer Lugar en Concurso Internacional de Poesía #AniversarioPoetasHispanos mención calidad literaria, España (2016).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *