Carmelo Chillida nació en Caracas, Venezuela, en 1964. Ha publicado El sonido y el sentido (1997), Versos caseros (2005), ¿Un poema de amor? (2011), Desde el balcón (2013) y Rojo como la cabeza de un fósforo (2018), así como ensayos, crónicas, notas sobre libros, música, artes plásticas, y traducciones del inglés en diversas revistas, periódicos y medios digitales. Poemas suyos han sido recogidos en varias antologías, incluyendo Al hidalgo poeta (Edifsa, España, 2016). Ha participado en el XIX Encuentro de Poetas Iberoamericanos de Salamanca. Fue coordinador editorial del suplemento cultural Literales, publicado en el diario Tal Cual. Estudió en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, donde ejerció la docencia por más de veinte años. Actualmente vive en Madrid, donde trabaja como editor y coordinador internacional del diario digital ALnavío.

Nombres
En el Ministerio de la Verdad
se alteran documentos, se falsifica la historia.
En el Ministerio de la Paz
se urden estrategias para la guerra.
En el Ministerio del Amor
se tortura a los disidentes.
De allí sólo salen ruinas humanas
que aman al César.

Este César
No es como sus predecesores
Calígula y Nerón.
No quemó la ciudad
pero su verbo es fuego,
y aún más violento que el fuego.
No nombró cónsul a su caballo
pero en sus ojos destella a veces
la chispa de la demencia.
En cuanto a animales,
sus preferidas son las ovejas.
Él es, por supuesto, el pastor del rebaño
que bala y lo sigue.
Los que no lo siguen
son ovejas negras
que deben ser degolladas.

La Revolución devora a sus hijos
Ya ha sido dicho
pero hay que recordarlo:
la Revolución devora a sus hijos.
Primero fue Danton,
luego Robespierre, más terrible
que Danton, a quien sucedió,
para instaurar el Reinado del Terror.
Ambos estaban llenos
de buenas intenciones.
Robespierre guillotinó
a Danton en abril, en plena primavera.
La cabeza del propio Robespierre
rodó en julio, a comienzos del verano.

Estos poemas forman parte del libro Rojo como la cabeza de un fósforo (Kalathos, Madrid, 2018).