• 189
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  

Rahim Karim (Karimov) (Kirguistán, 1960) es un poeta uzbeko-ruso-kirguiso, escritor, publicista y traductor. Egresado del Instituto de Literatura Gorki de Moscú (1986). Miembro de la Unión Nacional de Escritores de la República Kirguisa, Miembro de la Unión de Escritores Rusos, representante oficial de la Federación Internacional de Escritores de Lengua Rusa en Kirguistán. Es el autor del bestseller nacional Kamila. Obtuvo el segundo premio del International Book Forum Open Asia Central Book Forum & Literature Festival 2012 (Reino Unido). En 2017 fue galardonado con la medalla de plata del concurso literario eurasiático LiFFт en la nominación de un poeta euroasiático. Es Copresidente del Consejo de Escritores y Lectores de la Asamblea de los Pueblos de Eurasia. Ha publicado más de 30 libros de poesía y prosa, sus obras han sido publicadas en Kirguistán, Uzbekistán, Gran Bretaña, Canadá, Mongolia, Tayikistán, Kazajstán, Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Rumania, India, Zimbabwe, Macedonia, Afganistán, Francia, Estados Unidos, Grecia, Túnez, Arabia Saudita, Países Bajos en Uzbekistán, Rusia. Sus poemas se han traducido al tayiko, inglés, ucraniano, rumano, francés, español, macedonio, urdu, pastún, persa y árabe.

Rahim Karim poeta
Rahim Karim

En el rellano

En el rellano nos encontramos.

En el rellano me sonrió.

En el lugar del sueño,

Nuestros ojos son los ojos del destino del otro.

Lugar divino que evocas a menudo en sueños,

Donde el amor dejó sus mágicos vestigios

Donde en el corazón súbitamente despertó el primer amor.

¡Donde Dios nos dio el primer amor!

Eras tan hermosa – no cierres los ojos

Hasta la muerte, no me olvides, ni olvides ese instante de dicha

En el rellano te encontré de repente,

¡Nací de nuevo en el rellano!

¿Qué fue eso? Ironías del destino, –

Como si para siempre la vida nos hubiese cosido el uno al otro

En el rellano, la vida nos unió,

¡En el rellano, en la vida por primera vez!

Claveles amarillos

Flores del jardín de su infancia.

Las recordé por alguna razón a principios de una mañana de verano.

Inesperadamente esto tocó las cuerdas de mi corazón,

Simplicidad ingenua, belleza sin complicaciones.

Atrapaban a los colibríes

Las flores los atraían, como a nosotros, con su néctar.

¡Los claveles son amarillos! Oh, ¿cómo puedo olvidarlos?

¡Están unidos a mi querida madre!

No crecen en nuestro jardín desde

que mi madre se fue por los pasajes de la casa

Desde entonces, los extraño, con tristeza, –

Las flores eran diferentes: ahora no están de moda …

Estoy buscando todo, claveles oriundos del jardín, –

Sus hermosos híbridos crecen en el lugar.

Quieren atrapar de nuevo a los colibríes  

Zumbidos, ecos de la infancia – ¡musa, lira!

Mi manera

Quizás es tarde, para ir a la estación, amigos,

Mi tren ha partido en la dirección correcta.

Es hora de caminar

¡Con mi carga a cuestas, es vital, después de todo, ansiar!

¿Por qué necesito aviones, rieles, trenes,

Coches reservados, tal vez luz?

Solo puedo alcanzar a Dios sin vergüenza,

Con honor transparente y no con un ticket rasgado.

Quizás llegué un poco tarde a la meta,

¿Quizás perdí mi última oportunidad?

Quizás no llegué a ninguna parte en mi vida,

¡Ahora es muy difícil para mí decir esto!

Sigo, un paso adelante,

Hacia mí viene la ventisca, el sol.

Mis manos están frías, aunque arde un rayo de sol,

Sigo anhelando mi sueño, voy a la estación de ferrocarril.

Algunas veces sufro

El mundo no se ha vuelto más resplandeciente, más perfecto, más blanco …

Sólo perdí mi tiempo en una batalla fútil,

¿Pero podría alcanzar la meta con prontitud?

Vengo de dónde vengo

No me arrepiento de nada

Después de todo, en la gloria de la carretera, encontré reconocimiento

Encontré amigos leales en mi travesía por el mundo,

Al punto del destino, en el que estoy,

¡Caminé-cavé un pozo con una aguja

Gracias a ustedes, gente, amable, orgullosa,

Quizá, él se ha convertido en un poeta reconocido a nivel nacional!

Margaritas blancas

Oh, margaritas blancas, ahogándose en ti,

Oh, margaritas blancas, apagan tus ojos.

¿Dónde está la blancura en tus pétalos,

¿Dónde en el centro, la perla amarilla?

Estoy enamorado de ti margarita, flor del paraíso,

¿Cómo es que eres tan hermosa y deslumbrante?

Como Dios te creó, eres sublime,

Estoy de rodillas, en el sueño.

Lleno mi aliento con el perfume del mañana,

Qué altiva estás, estoy listo para besarte.

Más blanca no puedes ser, divina flor,

¡El blanco inmaculado me volverá loco!

Oh, cómo el mundo, tú, belleza, me volverás loco,

¡Estoy listo para perder la cabeza por ti en un instante!

Mar de manzanilla, océano de flores,

En ti, me ahogo, ¡estoy listo para ahogarme!

Eres tan hermosa como el verano, la estación de terciopelo,

Desfile de la tierra, flores silvestres de todo el mundo.

Él se embriaga con la algarabía del ruiseñor,

¡Acepta Madre Tierra, acepta mi amor!


Traducción por Mariela Cordero.


  • 189
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 189
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •