Para conmemorar el Día Internacional de la Poesía, este año nos ha parecido bonito hacer un pequeño homenaje a nuestros poetas favoritos. Para eso, hemos publicado la propuesta en la web de Poémame, solicitando a los poetas que nos dejaran sus dos o tres versos favoritos.

Con todo esto, hemos tejido un precioso ‘hilo’ hecho con versos de diversos autores a quienes, en cierto modo, les debemos que hoy estemos aquí escribiendo y compartiendo poesía.

Pasen, lean y disfruten

Pero sucede que oigo a la noche llorar en mis huesos.

Su lágrima inmensa delira

y grita que algo se fue para siempre.

Alejandra Pizarnik

Desenlace

Yo vivo solo

al borde de un agua sin esposa ni hijos.

Derek Wallcot

Día uno sin ti; te echo tanto de menos, que en el reloj aún es ayer…

Día siete sin ti: mi madre me ha besado las orejas y he salido del ataúd que es mi cama sin ti, dejando al lado de la almohada una nota de resurrección…

Día once sin ti: no eres tú, es la poesía.

Elvira Sastre

Desperté de ser niño:

nunca despiertes.

Triste llevo la boca:

ríete para siempre.

Miguel Hernández

Yo amo los mundos sutiles

ingrávidos y gentiles

como pompas de jabón.

Antonio Machado

Soy un alma desnuda en estos versos,

alma desnuda que angustiada y sola

va dejando sus pétalos dispersos.

Alfonsina Storni

Para saber de amor, para aprenderle,

haber estado solo es necesario.

Gil de Biedma

Yo no sé de pájaros,

no conozco la historia del fuego.

Pero creo que mi soledad debería tener alas.

Alejandra Pizarnik.

Me espanta las palabras de los hombres.

Dicen todo con harta claridad:

esto se llama perro, aquello casa,

y aquí está el principio y allí el fin.

Rainer Maria Rilke

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Pablo Neruda

Cuando contemplo el roble solitario,

este patriarca de los bosques pienso

sobrevivió al cruel siglo de mis padres

y sobrevivirá a este siglo nuestro.

Alexandr Pushkin

Y la gente se quedó en casa.

Y leyó libros y escuchó.

Y descansó y se ejercitó.

E hizo arte y jugó.

Y aprendió nuevas formas de ser.

Y se detuvo…

K. O’Meara

Cielo desnudo desde un navío. Campo desde los cerros.

Tu recuerdo es de luz, de humo

de estanque en calma!

Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.

Hojas secas de Otoño giraban en tu alma.

Pablo Neruda

No soy nada.

Nunca seré nada.

No puedo querer ser nada.

Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Fernando Pessoa

De la vida cotidiana

de fuera a dentro

penetra por mi piel

cada momento.

Gloria Fuertes

Para mi corazón basta mi pecho,

para tu libertad bastan mis alas.

Pablo Neruda

Dos cuerpos frente a frente

son a veces navajas

y la noche relámpago.

Octavio Paz

Muchas gracias a todos los que nos habéis ayudado a llenar de versos esta pequeña pantalla. Salud, poetas!