La poesía y la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículos 26 – 30)

La vida a través de los ojos de un huérfano (Puducherry, India). Foto: Nithi Anand (Flickr, CC BY 2.0)
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Con motivo del aniversario el 10 de diciembre de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Poémame finaliza la serie de seis artículos dedicados a la poesía  y la DUDH.

Durante estos meses anteriores, hemos repasado cada uno de los artículos de la Declaración y hemos propuesto no solo poemas, sino también propuestas didácticas para trabajar los artículos y los poemas conjuntamente. Aquí tenéis la relación de artículos publicados:

Es una buena efeméride para recordar que Europa, que pretende defender los valores de la Declaración Universal de Derechos Humanos y que se vanagloria de ello, la ha violado sistemáticamente con el trato que ha dado a los centenares de miles de personas refugiadas que llegan a sus fronteras. No olvidemos que los países de la Unión Europea se han comprometido a que:

en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en otros países.

Artículo 26. Derecho a la educación

1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos

2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Los acontecimientos recientes han puesto de relieve la actualidad y vigencia de la Declaración. Sin ir más lejos, el pasado mes de octubre los docentes de Cataluña fueron acusados por políticos del Partido Popular de adoctrinar a los alumnos. También, algunos políticos del Partido Socialista han acusado a los docentes de ser miembros de Esquerra Republicana de Catalunya. Es curioso ver cómo la aplicación del apartado 2 de este artículo no deja indiferente a nadie.

La web Realinfluencers, en su apartado Educación y Tecnología, destacó en marzo de 2017 una serie de poetas y poemas que habían tratado el tema de la Educación en su obra:  aquí encontraréis poemas de Pablo Neruda, William B. Yeats, Gabriela Mistral y Rudyard Kipling.

Artículo 27. Derecho a la cultura

1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Considero que debe defenderse el derecho universal de acceso a la cultura para que tengamos acceso a la capacidad de narrarnos, escucharnos, cantarnos y poemarnos. Además, cuanto más rico sea nuestro vocabulario y más lenguas aprendamos y hablemos, más compleja, rica y maravillosa será nuestra aventura vital, pues mayor será nuestra capacidad de comunicarnos, hermanarnos e imaginarnos.

Sin embargo, esta postura entra en conflicto con el uso exclusivista que algunos grupos demandan sobre formas culturales diferentes. Desde estas posiciones reduccionistas y conservadoras se elimina y prohíbe el derecho de acceso a la cultura de aquellos grupos que se ven privados de ejercer el uso de sus formas culturales propias y autóctonas.

Deberíamos ser capaces de corregir la afirmación «la cultura es de todos» para sustituirla por «la cultura somos todos»: la diversidad cultural nos representa a toda la humanidad. Respetémosla y defendámosla.

La cultura somos todos y todas.

Artículo 28. Derecho a un orden social e internacional justo

Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29. Derechos y deberes

1. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.

3. Estos derechos y libertades no podrán en ningún caso ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

¿Cómo decirte
hombre
que no te necesito?
No puedo cantar a la liberación femenina
si no te canto
y te invito a descubrir liberaciones conmigo.
No me gusta la gente que se engaña
diciendo que el amor no es necesario
-«témeles, yo le tiemblo»
Hay tanto nuevo que aprender,
hermosos cavernícolas que rescatar,
nuevas maneras de amar que aún no hemos inventado.
A nombre propio declaro
que me gusta saberme mujer
frente a un hombre que se sabe hombre,
que sé de ciencia cierta
que el amor
es mejor que las multi-vitaminas,
que la pareja humana
es el principio inevitable de la vida,
que por eso no quiero jamás liberarme del hombre;
lo amo
con todas sus debilidades
y me gusta compartir con su terquedad
todo este ancho mundo
donde ambos nos somos imprescindibles.
No quiero que me acusen de mujer tradicional
pero pueden acusarme
tantas como cuantas veces quieran
de mujer.

Nueva tesis feminista, Gioconda Belli

Artículo 30. Prohibido suprimir los derechos anteriores

Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

Para finalizar este conjunto de artículos dedicados a la poesía y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, solo nos queda agradecerte que hayas llegado hasta aquí y pedir tu colaboración enviándonos nuevas propuestas de poemas.

¡Ponte en contacto con nosotros!

Gracias.


  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

José Luis Regojo

José L. Regojo (Caracas, Venezuela, 1958) es catedrático de inglés de Barcelona, "research fellow" (investigador) en The Center for Gary Snyder Studies en la Hunan University, Changsha, Hunan Province (China), activista por los derechos humanos, escritor, marido y padre de dos chicas. Traductor al español y catalán de la obra de Gary Snyder, es además autor del libro Max y su sombra (Proteus ed. 2012), otros libros de gestión de asociaciones sin ánimo de lucro y del poemario 'Fronteras', ed. Autografía, 2018. Organiza el recital poético trilingüe 'Poémame en el Raval' en Barcelona. Página web: https://regeye.blogspot.com.es/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *