Pablo Neruda, el poeta o el hombre

Pablo Neruda

José Luis Regojo

José L. Regojo (Caracas, Venezuela, 1958) es catedrático de inglés en el instituto Montserrat de Barcelona, "research fellow" (investigador) en The Center for Gary Snyder Studies en la Hunan University, Changsha, Hunan Province (China), activista por los derechos humanos, escritor, marido y padre de dos chicas. Traductor al español y catalán de la obra de Gary Snyder, es además autor del libro Max y su sombra (Proteus ed. 2012) y otros libros de gestión de asociaciones sin ánimo de lucro. Página web: https://regeye.blogspot.com.es/

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Óscar David Sánchez dice:

    Buena (poema) reflexión, José Luis. Creo que tiene dos derivadas interesantes. La primera es que partiendo del principio de que no podemos separar al hombre (o mujer) de su obra, creo también que como personas todos somos capaces de lo mejor y también de lo peor (otra cosa es que lo hagamos). La equivocación viene, creo, cuando “idealizamos” a la persona a partir de su obra. ¿Que Neruda fuese un cabrón por violar a la chica invalida la belleza de su poesía? ¿O que repudiase a su hija que nació con graves problemas de salud? Me atrevería a decir que estas revelaciones en cierto modo “humanizan” al autor (porque el ser humano es, entre otras muchas cosas, miserable) y lo bajan del pedestal en el que en ocasiones lo situamos. La segunda es la que nos encontramos al juzgar, con nuestros valores actuales, hechos ocurridos en el pasado (en este caso de los años 30). Neruda nació en 1904. Sin duda, sus valores y códigos de comportamiento debían ser muy diferentes de los nuestros, y lamentablemente meterle mano a la sirvienta entraba dentro de lo socialmente aceptado. Volviendo a tu pregunta, pienso que no podemos separar al artista de la persona, ni tampoco de su contexto histórico y social. Pero esto no me hace apreciar menos su obra, antes bien puede ayudarnos a entenderla mejor.

  2. Transmisor d Sinestesias dice:

    Creo que se toca un tema medular aquí, y es hacer un corte quirúrgico para lograr separar una cosa de otra, coincido con lo que comenta Óscar en lo que se refiere a lograr entender mucho mejor la pluma de Neruda a partir de conocer mas los hechos y el contexto que les rodeó en su época, el darle prioridad o no a su Obra ya recae en la decisión personal según el albedrío de cada uno. Es cierto, habito en una época machista; también es cierto que su calidad humana queda en pleno cuestionamiento de acuerdo a la forma en que se refería a su hija. Pasa con escritores (éste caso), cantantes (José José, Kurt Kobain), deportistas (Maradonna, Tiger Woods), pintores ( Picasso, a quien también se le presumían relaciones homosexuales), etc. es un rubro que va inherente al ser, separar lo uno de lo otro es una tarea delicada y es inexorable que uno, quizá, no podría ser sin el otro…

  3. Marcelo Cahuenas dice:

    Poeta…Hombre
    Que se puede esperar de un ser desvalido, que todo lo tiene que aprender.
    Y no precisamente por su inspiración interior, sino, que son otros los que
    Le tienen que enseñar.

  1. 16 mayo, 2018

    […] primer libro de poesía que compré fue Los versos del capitán, de Pablo Neruda, de la mítica colección Losada, editada en Argentina. De esa misma colección compré otros […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *