13 preguntas y un poeta, Ferran Fernández: “Escribo por necesidad”

Ferran Fernández (Barcelona, 1956) se gana la vida como profesor de Periodismo en la Universidad de Málaga y como corrector y diseñador gráfico para varias editoriales. Desde 2009 lo hace con la suya, Luces de Gálibo.

Ha publicado diversos libros de poesía: Lógica sentimental (Barcelona, 1997), Sufrir en público (Barcelona, 2007), Xeografía nocturna (Ribeira, A Coruña, 2007), Peligro de vida, 99 haikus (Málaga, 2008) y Guía del odio (La Isla de Siltolá, Sevilla, 2011 / Luces de Gálibo, Girona/Málaga, 2017). Asimismo, ha ejercido de editor literario en Puta poesía (Girona, 2010), aparecido en Luces de Gálibo, Bolero mix (Luces de Gálibo, Girona/Málaga, 2013) y Manual del taxidermista (Luces de Gálibo, Girona/Málaga, 2015). Paralelamente a la poesía textual, cultiva la poesía visual y la ciberpoesía, de las que ha realizado un buen número de exposiciones y proyecciones.

Antes de pasar a la entrevista vamos a ver algunos de sus poemas visuales.

¿Podría usted contarnos un poco de su vida y actividad literaria?

Nací en Barcelona, hace 61 años, de padres inmigrantes murcianos, que regresaron al sur cuando yo aún no había cumplido cuatro años. Al cabo de una década, la familia volvió a Barcelona. Desde hace casi 20 años, vivo en Málaga. En los últimos 25 años he trabajado como profesor universitario  (Periodismo) y llevo casi el mismo tiempo inmerso en distintos ámbitos del mundo del libro: diseño, corrección, edición… En 2009, fundé mi propia editorial, Luces de Gálibo. Empecé a escribir poemas a los 14 años y desde entonces, con algunos paréntesis, no he dejado de escribir. Publiqué mi primer libro bastante tarde (Lógica sentimental, 1997, El Bardo). Desde entonces, han visto la luz seis más. No quiero olvidarme de un factor importante en mi vida, el compromiso político y social. Aunque en los últimos tiempos mi militancia es bastante más tranquila, durante mucho tiempo fui lo que Lenin llamaba un «revolucionario profesional».

contra el amor
lucho desalmado

– Bolero Mix, ed. Luces de Gálibo, Málaga 2013.

¿Cuáles fueron sus primeras lecturas poéticas y qué autores le influyeron?

El primer libro de poesía que compré fue Los versos del capitán, de Pablo Neruda, de la mítica colección Losada, editada en Argentina. De esa misma colección compré otros libros de Neruda y de los autores del 27, también los novísimos que publicada El Bardo y los libros de Visor, editados entonces por Alberto Corazón… Quien más me gustaba entonces era Gil de Biedma. Mucho más tarde, cuando leí al argentino Roberto Juarroz, me quedé enganchado. Lo releo constantemente. Con el austriaco Erich Fried me pasa algo parecido. César Vallejo completa el podio.

¿Cómo definiría a su poesía?

Mi poesía es bastante conceptual, irónica, concisa, epigramática muchas veces.

en la pared blanca
pinto consignas contra el amor
pero solo tengo pintura blanca

– Bolero Mix, ed. Luces de Gálibo, Málaga 2013.

¿Cree que el poeta evoluciona en su escritura? ¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años? 

Es  evidente que todo creador o creadora evoluciona, aunque no siempre a mejor… Yo, en lo formal, he ido acentuando las características que señalaba antes, y los asuntos de los poemas los abordo de una manera menos egocéntrica (aunque el yo parezca el protagonista) y más filosófica.

¿Cómo siente que un poema está terminado y cómo lo corrige?

Los poemas, salvo muy raras excepciones, quedan listos en un solo acto. Y es un acto de liberación.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

No me planteo ningún fin. Escribo por necesidad.

estas manos
que han de ser ceniza
ahora solo están
para encender tu piel

– Bolero Mix, ed. Luces de Gálibo, Málaga 2013.

¿Qué lugar ocupa, para un poeta como usted, las lecturas en vivo?

Me gusta leer en público y suelo hacerlo con cierta asiduidad. No suelo negarme cuando me invitan. Asisto también a muchas lecturas poéticas y disfruto mucho cuando descubro a algún/a poeta bueno/a. Ocurre de vez en cuando.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, blogs, etc.?

Me parece estupendo que se multipliquen las formas de difusión de la poesía, aunque yo tengo un compromiso personal con el papel.

¿Podría recomendarnos un poema de otro autor que le haya gustado mucho? 

Aparte de los poetas ya citados, os recomiendo fervientemente que leáis a Isabel Bono y a José María Cumbreño, que tienen la ventaja de que están muy vivos y creativos…

¿Qué libro está leyendo en la actualidad?

Aparte de las relecturas constantes de las que hablaba antes, estoy con el Cuaderno de la cárcel de Ho Chi Minh (el líder revolucionario vietnamita), un libro que quiero publicar en Luces de Gálibo, y una antología del ruso Aleksandr Blok que compré recientemente en una librería de viejo de Barcelona, y de quien no había leído más que algún que otro poema en antologías de la poesía rusa…

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este camino de la poesía?

Quien quiera escribir poesía debe sentir la necesidad vital de hacerlo. Esa es la primera condición. Y leer mucho, no solo poesía. Y ser muy exigente y sincero/a consigo mismo/a.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Yo no llamaría industria editorial a la edición de poesía. Hay muchas pequeñas editoriales que hacen pequeñas tiradas… Salvo raras excepciones, la vida de estas editoriales es efímera. Pero mi visión es muy parcial y limitada. Yo edito con desánimo de lucro.

 ¿Cuál es la pregunta que le gustaría que le hubiera hecho y no se la he hecho?

No me ha preguntado qué espero de la poesía. La respuesta sería…

Gracias por la entrevista, pero antes de acabar vamos a leer un último poema del libro que hemos estado leyendo mientras le entrevistábamos y a escuchar de su propia voz un poema que nos ha recitado.

como un exorcismo
para sacarte de mí
escribí un poema

cada noche lo leo
y lo releo
antes de dormirme

algo es algo

he conseguido reducirte
a un puñado de versos

– Bolero Mix, ed. Luces de Gálibo, Málaga 2013.

Amigos, amigas, esperamos que, una vez más,  hayáis disfrutado la entrevista y gracias por haber llegado hasta aquí.

José Luis Regojo

José L. Regojo (Caracas, Venezuela, 1958) es catedrático de inglés en el instituto Montserrat de Barcelona, "research fellow" (investigador) en The Center for Gary Snyder Studies en la Hunan University, Changsha, Hunan Province (China), activista por los derechos humanos, escritor, marido y padre de dos chicas. Traductor al español y catalán de la obra de Gary Snyder, es además autor del libro Max y su sombra (Proteus ed. 2012) y otros libros de gestión de asociaciones sin ánimo de lucro. Página web: https://regeye.blogspot.com.es/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *