• 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aurora Reyes, chilena, estudió Educación Parvularia en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Su primera publicación fue un conjunto de poemas titulado “Ante la magia”(1991).

Queremos empezar la entrevista y ya tenemos un primer problema. ¿Cómo nos dirigimos a usted? ¿Aurora Reyes, Patricia Veloz o Pat Ve?

Patricia Del Carmen Veloz Pozo es mi nombre de pila, el que me dieron mi Papá y Mamá. Aurora Reyes es mi seudónimo que está debidamente inscrito en el Derecho de Propiedad Intelectual de Chile, al igual que mis libros.

Leyendo su poemario Aurora publicado por Edición de Alta Marea, El Tabo, Chile 1995 ya nos aclara un poco más el seudónimo:

Aurora

Escribir es mi vida.
Cada vez que lo hago,
siento la fuerza germinal
de la palabra.
Es como si al deslizar el lápiz
sobre la hoja,
todo fluyera
natural y sin prisa.
Me siento viva,
siento que nazco de nuevo,
como nace cada día
cuando florece la aurora.
Es por eso que tomo este nombre,
porque mi vida es nueva día a día,
porque siento que mi sangre
es un río de tinta
que quiere pintar y pintar y pintar…
Y en este nombre
Atesoro mis vivencias, mis cariños,
todo lo que soy.
En él está mi madre:
transparente como el alba;
mi padre:
inmenso, que todo lo abarca,
como el amanecer;
mi hermano:
vital, como la luz del nuevo día.
Están esos ojos claros,
que brillan como el sol naciente.
Y está Dios,
con su piedad infinita.
En el amanecer de Dios descanso,
Aurora es mi nombre.

Ahora vamos a escucharla directamente y después la conoceremos con más profundidad leyendo las respuestas a nuestras trece preguntas.

Nos lee ‘El sitio de la muerte’ de su poemario Aurora.

¿Podría usted contarnos un poco de su vida y actividad literaria?

Lo primero decir que soy chilena y tengo dos hijos hermosos. Vengo de una familia bastante «artística».  Mi abuelo parterno emigró hacia mi país desde España y era pintor, cantante de ópera y poeta.  Curiosamente sus hijos no tuvieron inquietudes artísticas siendo sus nietos quienes desarrollamos este aspecto, así que siempre decimos que el arte saltó una generación. Por parte materna la influencia es más cercana ya que mi madre es una creadora innata dedicada a la pintura.

Soy una mujer que vive creando, siempre estoy desarrollando alguna artesanía, soy cultora del baile tradicional de mi país, La Cueca, del cual también doy clases y siempre tengo en mi mente algo que puede llegar a convertirse en poesía.

Empecé a hacer poesía de pequeña, mi madre escribía los versos que le dictaba cuando yo no sabía aún escribir bien. Más tarde publiqué en los anuarios y concursos escolares. Ya en la universidad me aventuré con mi primer libro en una edición artesanal.  Después llegó un libro publicado por editorial Alta Marea, una pequeña editorial que se ubicaba en la costa de la zona centro de mi país, en lo que se conoce como El Litoral de Los Poetas. Luego de eso tengo algunos libros más inscritos. He participado en antologías poéticas en Argentina y en internet he publicado en dos libros online de Autores Colectivos.

Escribo poesía bajo mi seudónimo  Aurora Reyes, en mi libro está explicado el por qué del nombre.  El apellido fue un homenaje a mi autor favorito Pablo Neruda, cuyo nombre de nacimiento fue Neftalí Reyes.

¿Cuáles fueron sus primeras lecturas poéticas y qué autores le influyeron?

Mis primeras lecturas poéticas fueron unos cuadernos que mi madre escribía, en los que recopilaba poesías y canciones de autores que le gustaban. En ellos encontré mucho de Bécquer. También muchos autores anónimos del cancionero popular chileno. Poesía y canciones que eran transmitidas oralmente de generación en generación.

Los poetas Julio Barrenechea y Mario Benedetti acompañaron mi periodo escolar.  Jaime Gómez Rogers, Jonás, también apareció para mi a temprana edad y tuve el honor de conocerlo y mantener una amistad epistolar. Ya en ese entonces encontré a mi autor favorito,  Pablo Neruda, quien me acompaña donde quiera que voy.  Ya no tanto como «primeras lecturas» pero si influyentes en mí están autores como Walt Whitman, Fernando Pessoa, José Pedroni, Nicanor Parra, Eduardo Parra…

De niña

En aquellos bancos,
Sublimada,
está la idea antigua del futuro.
Desde ellos
todo era más fácil,
menos confuso.
Todo lo veíamos
desde la perspectiva
de la niñez.
Aquella época
no era de abstractos
ni de complicaciones.
En alguna ocasión
pudimos huir de la lectura,
la traducción
o la matemática del cuaderno,
pero nunca se puede huir
de la matemática de la vida.

¿Cómo definiría a su poesía? 

La poesía es mi lenguaje,  pienso en poesía. Es una poesía muy instintiva y visceral.  Nace desde lo más profundo de mí como mi idioma nativo y simplemente no la puedo controlar. Es explosiva y calma a la vez,  aparece en todo en mi vida.

¿Cree que la poeta “evoluciona” en su escritura? ¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

Definitivamente evoluciona con la poeta.  En mi caso partió como una necesidad.  Era excesivamente tímida,  tanto que enfermaba si tenía que presentar algo frente a mi clase desde muy pequeña. Simplemente se iba mi voz.  Entonces escribir fue la forma en que pude tener voz.  Creo que de algún modo la poesía me eligió a mí y no yo a ella.  Con el paso de los años y experiencias evidentemente evolucionó junto conmigo y el crecimiento.  Los temas, el sentir, el vocabulario, todo.

¿Cómo siente que un poema está terminado y cómo lo corrige? 

Normalmente escribo algo y lo leo una y otra vez, muchas veces.  Una vez que el sentimiento está escrito paso a la parte más técnica: métrica, gramática, ortografía.  Luego de eso leo otra y otra vez.  Cuando siento que ya no hay nada más que cambiar, que es lo que quiero decir, entonces está listo.  Es algo que siento y que es difícil describir…un «click» para los más modernos… Algunos poemas pasan por este proceso en forma rápida y otros luego de años aún están en mi carpeta de “Proyectos” pues no han llegado a ese punto.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

Quiero expresar mi interioridad y ojalá que otros se identifiquen con lo que escribo.  Lograr lo que los autores que yo leí o leo logran en mí,  aunar su voz a la mía,  compartir un poco de su alma,  imagino que puede traducirse como trascender al cuerpo, al tiempo…

¿Qué lugar ocupa, para una poeta como usted, las lecturas en vivo?

Con sinceridad no he asistido a ellas.  Me encantaría encontrar un lugar donde pudiera compartir con otros escritores y leernos.  Pienso que debe ayudar a la expresión el hecho de recitar también lo que escribes.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, blogs etc?

Creo que han sido un buen medio para la expresión de todo aquel que sienta esa necesidad.  No me molesta para nada que todos puedan entregar su aporte.  Está en cada cual encontrar su propio sitio y donde se sienta más cómodo y en los realizadores o desarrolladores de estos sitios llevar a cabo los mecanismos para entregar lo que desean.
En mi caso,  años atrás publicaba en muchos sitios y con la madurez fui filtrando hasta encontrar los sitios que consideré adecuados para mí.  Pero en general creo que mientras más difusión exista de la actividad poética, mejor.

¿Podría recomendarnos un poema de otro autor que le haya gustado mucho? 

Un poema que recomendaría es «Invicto» de William Ernest Henley, que siempre me da fuerza y me da a pensar que ojalá uno llegará al momento final con la satisfacción de haber sido el capitán de su alma, lo llevo escrito en mi teléfono y lo leo habitualmente.

Invicto

Más allá de la noche que me envuelve,
negra como el abismo insondable,
agradezco a los dioses que pudieran existir
por mi alma inquebrantable.

En las azarosas garras de la circunstancia
no me he lamentado ni he llorado.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza esta ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas
yace el Horror de la sombra,
y sin embargo la amenaza de los años
me encuentra y me encontrará sin miedo.

No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuan cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuan cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

En una recomendación más emocional también les diría que lean al gran José Pedroni con su «Maternidad»  y «La cuna de tu hijo«, dos poemas que son un lujo de sentimiento y emoción.

En cuanto a los comensales del Bar Poémame, entre otros, me encanta la poesía de Rafael Sánchez que me transporta generalmente de manera alegre, tiene ritmo y melodía preciosa y de Mawtinik, que teniendo también melodía en sus escritos es melancólico.

¿Qué libro está leyendo en la actualidad?

En este momento en mi mesa de noche tengo Historias de Cronopios y de Famas de Cortazar, que leo antes de dormir.  En mi escritorio por otra parte estoy leyendo  Así habló Zaratustra de Nietzsche y siempre estoy leyendo algo de poesía,  en estos momentos disfruto de la poesía de Jonás y su poemario «Entonces vino el mar»

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este camino de la poesía?

Uf,  no soy dada a consejos por pudor más que nada, pues quien soy yo para darlos.  Pero si es necesario dar alguno sería que así como nunca deben dejar de escribir que es muy importante, nunca dejen de aprender, cultivarse,  que busquen y alimenten su poesía con las letras de otros autores y aprendan todo lo que puedan.  Estilos, tipos, gramática,  ortografía.  Que si les gusta un determinado tipo de escritura investiguen, que no se queden solo en que escriben. Algo que podemos hacer es siempre aprender, más hoy que está todo más a la mano, que tenemos la oportunidad de conocer lo que está más allá de nuestras fronteras en una forma mucho más inmediata, gracias a la tecnología. Conocer diferentes culturas, diferentes formas de ver la poesía, o cualquier arte. He conocido algunos muy buenos autores que solo «escriben» y no van más allá para crecer en los aspectos relacionados a escribir.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

En la realidad chilena, diría que es bastante difícil publicar aquí.  Creo que faltan editoriales que se interesen en autores noveles, falta difusión también.  Algo de lo que siempre se habla es que en mi país los libros son caros,  mucho más que en otros lados,  ya que pagan impuestos,  cosa que en otros lados no pasa, entonces la gente no tiende a elegir un libro para comprar.  Pienso que eso evita que la industria se interese en autores que no les reportaran buenas ganancias de inmediato por ser desconocidos.

Por otro lado con las nuevas tecnologías la industria editorial sufre una merma. Hoy hay muchos medios para publicar más allá del clásico libro en papel y si la industria no se moderniza en ese aspecto decrecerá en forma constante.

¿Cuál es la pregunta que le gustaría que le hubiera hecho y no se la he hecho?

Pienso que la entrevista es muy completa y da una idea a quienes leen de la actividad poética del entrevistado. Te agradezco me incluyeras y ha sido un agrado contestarla. Ojalá muchos otros autores del bar aparezcan por aquí y tengan la oportunidad de contar un poco de ellos y así conocernos mucho más. ¡Un abrazo a todos!

Gracias por la entrevista, pero antes de marcharnos vamos a leer un último poema cantándole a  lo cotidiano de su último libro:

Arte – Sano

Primero nace en las manos del que amasa
todo su esfuerzo en el buen rito del calor
vierte agua tibia en la levadura fresca
elevando el grano de futuro sabor
Horas pasan para que el manjar deleite
se aferre a las bocas regalando placer
es trabajo, dedicación y constancia
que son las promesas de disfrute en tu ser

Amasa ese hombre con lágrimas y dichas
amasa, embolla, se dispone a esperar
leudando sin prisa todo su cansancio,
sus tristezas y alegrías leuda a la par
Después de la espera bajo su mirada
sobando la masa comienza a florecer
esa redondez elástica muy suave
que a los moldes va para ponerse a cocer
El que cocina ha preparado ya el horno
graduación ideal se dispone a poner
en sus entrañas de ladrillo candente
toda masa blanca que será su poder
Después de ese tan esforzado trabajo
el cocimiento rápido es un descanso
el horno entrega sus masas como gajos
de frutas nuevas a comer al ocaso
Una brisa dulce y fría, por último
le da consistencia que en su sabor pesa
y tienes por fin esa mágica pizza
que llega a alegrar tu casa, tu mesa

Y a vosotros, lectores, esperamos que hayáis disfrutado la entrevista y gracias por haber llegado hasta aquí. A continuación tenéis unos enlaces por si os interesa seguir el trabajo de Aurora Reyes:

Blog de Poesía: https://aurorareyespoesia.blogspot.com

En Twitter: @corazondepoesia

En Facebook: @corazonpoesia


  • 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 19
  •  
  •  
  •  
  •  
  •