Yvan de Maesschalck (nacido en Wetteren, Bélgica, 1956) estudió idiomas germánicos en la Universidad de Gante. Trabajó como profesor de inglés en una escuela secundaria y más tarde en las escuelas europeas de Luxemburgo y Bruselas. En colaboración con Herman Henderickx publicó Naakt en wit, een ademende steen (Garant 2003), un estudio temático de la poesía holandesa de posguerra. Actualmente es coeditor de Tiecelijn. The Yearbook of the Reynard Society y es el presidente de la Sociedad Reynard desde 2017. Publicó en 2016 Vossenlucht. Over Reynaertpersonages en hun fictionele aanverwanten (Academia Press, Gante). Y su ensayo «Diep en binnensmonds«. Over Hercules, Richelieu en Nostradamus van Paul Snoek (PoëzieCentrum, Gent, fue publicado en 2019.


Actualmente trabaja como crítico independiente escribiendo principalmente sobre poesía contemporánea para Poëziekrant, Tiecelijn y MappaLibri. El libro De muren van Meknes es su debut poético.

Fez después de la lluvia

como una viuda marchita

pero  más caliente que la hierba

Fez yace temblorosa y derrotada

vestida con un brocado verde

elegante como una alfombra desenrollada

de los cuales los deshilachados sueltos

cuelgan de los bordes

de los techos bajos

en la estrecha callejuela

los granjeros de la tienda cruzan exhaustos

llevan sus caballetes de madera con forma de taburete

con estridentes

                tintineos

                               y resoplidos

unas horas más tarde

el sol de mediodía arremete

con su blanca ira

el ángulo de la Gran Vía

y el minarete recién despertado

se apoya con orgullo en el azul real

ella ahora canta sobre su nombre

Bab Bou Jloud Bou Jloud Bab

y todavía se mantiene firme.

Laberinto

una tregua de siete siglos erosionados

proyecta una sombra sobre lo gastado

puntos rizos personajes rayas

tres premisas cruzadas

reflejan con sigilo

las paredes de sepia de la

medina serpenteante

de Meknes

muy alto por encima de

la ternura inadvertida

una cruda voz masculina

lanza una llama de fuego

de la eminente oscuridad

una multitud de sonidos

asciende al cielo e imita

*La risa estridente del propio hombre*

un ibis blanco revolotea sin miedo

a través de la nieve de este alfabeto cantado.

Código

girando vagamente nada alrededor

un núcleo hueco / algo cruje

en el corazón de este mismo vacío /

hinchándose en una maraña de neutrones

un dios sin plan de salvación

a mano agarra la cola perdida

fin de un cometa / raspa un poco

hielo polar de una luna recién nacida

y oops / un torbellino inaudito –

el viento esparce campanillas de cristal

a través del campo del lenguaje opaco /

las chispas saltan frenéticamente

lejos de la sofocante señal primaria

lanzando códigos febriles al espacio

aferrarse a las noticias que son al unísono

encriptadas y altamente astrales /

en la curva del tiempo el ojo de un zorro

se despliega / se inclina lentamente en

espacio / ve como la piel del erizo

crece y como todos los mitos comienzan /

se mueven constantemente uno alrededor del otro

el zorro / el ojo / las células erizo /

algo está en juego / antes de que él se entronice

el mismo Dios está goteando algo de humildad /

una sola lágrima aún envuelta en rayos de

la luz solar / rebosa de cenizas y fuego /

en las estaciones de todos los mares / revienta,

como un cristal  y finalmente expira.

Traducción del holandés al inglés: Hannie Rouweler

Traducción al español: Mariela Cordero



Las colaboraciones en Poémame no son remuneradas, así que si disfrutaste de este artículo nos gustaría invitarte a apoyar a nuestra colaboradora Mariela Cordero en Ko-fi. ¡Muchas gracias!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com